University of FloridaSolutions for Your Life

Download PDF
Publication #ENY647S

Praderas Submarinas de la Laguna Indian River1

Jorge R. Rey and C. Roxanne Rutledge2

Figure 1. 

Las praderas submarinas están compuestas por plantas vasculares y florecientes.


[Click thumbnail to enlarge.]

¿Qué son Las Praderas Submarinas?

Las praderas submarinas están compuestas por plantas vasculares y florecientes (hierbas de mar, hierbas marinas) las cuales habitan areas someras de océanos, esteros y lagunas. Son las únicas plantas florecientes que viven toda la vida sumergidas en agua salada. Las praderas submarinas son uno de los habitats más importantes de la laguna Indian River.

Aunque estas plantas producen flores y semillas a través de la reproducción sexual, el modo más importante de reproducción es asexual, a través de la extensión de las partes subterráneas. Por lo tanto, las praderas submarinas están compuestas por de uno a varios clones, cada uno de los cuales puede tener considerable extensión.

Las partes principales de estas plantas incluyen la hoja, que es el órgano principal para la fotosíntesis, y el “tallo corto”, que es análogo al tallo en las plantas terrestres. Las rizomas son órganos subterráneos que sirven para anclar las plantas al fondo, y también toman parte en el movimiento de nutrientes y desperdicios de un sitio a otro, y en la extensión y reproducción asexual del clone. Las raíces también funcionan en el anclaje de las plantas y además absorben nutrientes y eliminan desperdicios.

Figure 2. 

Partes Principales de las Hierbas de Mar.


[Click thumbnail to enlarge.]

Recursos y Energía Solar

Las hierbas de mar son plantas verdes que necesitan la energía solar para la fotosíntesis. Los patrones de distribución de recursos pueden variar temporalmente (Dawes et al. 1979, Best and Visser 1987, Madsen 1991). Recursos almacenados así como los carbohidratos solubles son a veces importantes durante condiciones no favorables, y para re-establecer las praderas seguido a mortalidad o después de periodos de inactividad en el invierno (Dawes and Lawrence, Olessen and Sand-Jensen 1993). Los almacenes de recursos también puede reflejar las condiciones ambientales, reduciéndose durante periodos no favorables y aumentando durante periodos favorables (Tomasko and Dawes 1989, Rey and Stephens 1996), y por lo tanto se pueden usar como indicadores de las condiciones ambientales presentes y pasadas (a corto tiempo).

En la laguna Indian River, como en la mayoría de los esteros del país (Koch et al. 1974, Buesa 1990, Gordon et al. 1994), la disponibilidad de luz solar es el factor crítico en la abundancia y salud de las praderas submarinas (Rice et al. 1983, Short et al. 1993). En la laguna, la trasmisión de luz a través de la columna de agua es generalmente pobre (Howard and Short 1986), y las condiciones se encuentran frecuentemente cerca de los límites para el crecimiento de estas plantas. Por lo tanto, cualquier cosa que reduzca aún más la disponibilidad de luz solar puede tener consecuencias importantes.

Las Hierbas Marinas de la Laguna Indian River

Se encuentran seis especies de hierbas de mar en la laguna Indian River:

  • Hierba Tortuga Thalassia testudinum (Figura 3).

  • Hierba de Bajos Halodule wrightii (Figura 4).

  • Hierba Manatí Syringodium filiforme (Figura 5).

  • Hierba Estrella Halophila engelmannii (Figura 6).

  • Hierba de Johnson Halophila johnsoni (Figura 7).

  • Hierba Paleta Halophila decipiens (Figura 8).

  • Hierba Cerceta Ruppia maritima (Figura 9).

Figure 3. 

Hierba Tortuga - Thalassia testudinum.


[Click thumbnail to enlarge.]

Figure 4. 

Hierba de Bajos - Halodule wrightii.


[Click thumbnail to enlarge.]

Figure 5. 

Hierba Manatí - Syringodium filiforme.


[Click thumbnail to enlarge.]

Figure 7. 

Hierba Estrella - Halophila engelmanii.


[Click thumbnail to enlarge.]

Figure 6. 

Hierba de Johnson - Halophila johnsonii.


[Click thumbnail to enlarge.]

Figure 8. 

Hierba Paleta - Halophila decipiens.


[Click thumbnail to enlarge.]

Figure 9. 

Hierba Cerceta - Ruppia maritima. Ruppia maritima.


[Click thumbnail to enlarge.]

La especies más comunes en la laguna son las hierbas de bajos y la hierba manatí, con la hierba tortuga y las especies de Halophila ocupando menos del 5% de la cubierta en praderas (Thompson 1978; Virnstein and Carbonara 1985). La hierba cerceta también es común, pero ocurre en areas de menos salinidad que las otras. Aunque la hierba tortuga tiene una distribución escasa, puede formar densas praderas, particularmente en la parte sur de la laguna.

Impactos

Durante los pasados 20 años, la pérdida de praderas submarinas en la laguna han sido serias, con algunas áreas perdiendo cerca del 95% de su cubierta. Otras áreas, sin embargo, se han mantenido estables y productivas. La reducción de la transmisión de luz a través del agua ha sido una de las causas principales en la pérdida de praderas. La pérdida de hierbas marinas debido a la falta de luz comienza en el borde más profundo de la pradera, donde la luz que llega a las plantas es marginal, y luego avanza hacia las áreas más someras según las condiciones deterioran. Varios factores son importantes en la reducción de luz que llega a las plantas:

  • Absorbción por otras plantas flotantes.

  • Sustancias disueltas o en suspensión.

  • Color causado por sustancias orgánicas disueltas.

  • Eutroficación (exceso de producción orgánica y de nutrientes).

Brotes de fitoplankton (minúsculas plantas flotantes) y de algas son a menudo causados por aumento en la carga de nutrientes en el agua debido a descargas de aguas residuales o de fertilizantes agrícolas o urbanos, que escurren hacia la laguna. Aumento de nutrientes también causa un aumento en los epifítas (organismos que se adhieren a las hojas de las hierbas submarinas y bloquean la luz).

Partículas en suspensión se introducen en el agua vía el escurrimiento de sitios comerciales, agrícolas, industriales y urbanos, y debido a actividades en el estero, así como el dragado y la re-suspensión de sedimentos por la hélices de embarcaciones. El material en suspensión tiene muchas fuentes incluyendo insecticidas, herbicidas, y fertilizantes urbanos y agrícolas, la vegetación de las marismas cercanas y muchas otras. Algunas de estas susbtancias como los herbicidas, insecticidas, y el escurrimiento comercial pueden ser directamente tóxicas a las plantas y pueden causar mortalidad local en las praderas expuestas.

La actividad humana también resulta en impactos directos a las praderas; Por ejemplo los motores fuera de borda pueden causar "cicatrizes" de larga duración y pueden eliminar las hierbas de mar en grandes extensiones de sitios con mucho tráfico. La cosecha comercial de mariscos también puede causar grandes daños. El dragado y relleno para construcción comercial o residencial, o para la navegación puede causar destrucción directa de praderas y disminución en el área que es propicia para su crecimiento.

Protección

La protección de las praderas submarinas es un componente crítico de la mayoría de los sistemas de manejo de esteros, incluyendo el Programa Nacional de Esteros de la Laguna Indian River (Hart 1992, IRLNEP 1996), y del Programa de Mejoramiento y Manejo de las Aguas Superficiales de la Florida (SWIM, Virnstein and Morris 1996). En la laguna Indian River, las praderas submarinas proveen la base para una industria pesquera valorada en más de un billón de dólares anuales (Virnstein and Morris 1996). Mas información sobre el manejo y proteccion de las praderas submarinas está disponible en: http://www.cop.noaa.gov/pubs/das/das12.pdf.

Referencias Selectas

Best P. H and H. W. C. Visser. 1987. Seasonal growth of the submerged macrophyte Ceratophyllum demersum in mesotrophic Lake Vechten in relation to insolation, temperature and reserve carbohydrates. Hydrobiologia 148:231-243.

Brockmeyer, R. E., J. R. Rey, R. W. Virnstein, R. G. Gilmore, and L. Earnest. 1997. Rehabilitation of impounded estuarine wetlands by hydrologic reconnection to the Indian River Lagoon, Florida. J. Wetlands Ecology and Management 4: 93-109.

Buesa, R. J. 1990. Light assimilation curves of some tropical macroscopic marine plants. Aquat. Bot. 37:315-324.

Carlson, D.B., P. D. O'Bryan, and J. R. Rey. 1994. The management of Florida's (USA) salt marshes for mosquito control and natural resource enhancement. Pp. 805-814 In: Mitsch, W. J. (ed.), Global Wetlands: Old World and New. Elsevier Science Publishers, Amsterdam, The Netherlands.

Dawes, C. J., K. Bird, M. Durako, R. Goddard, W. Hoffman, and R. McIntosh. 1979. Chemical fluctuations due to seasonal cropping effects on an algal-seagrass community. Aquat. Bot. 6:79-86.

Dawes, C. J. and J. M. Lawrence. 1980. Seasonal changes in the proximate constituents of the seagrasses Thalassia testudinum, Halodule wrightii, and Syringodium filiforme. Aquat. Bot. 8:371-380.

Gordon, D. M., K. A., S. C. Case, and C. J. Simpson. 1994. Changes to the structure and productivity of a Posidonia sinuosa meadow during and after imposed shading. Aquat. Bot. 47:265-275.

Howard, R. K. and F. T. Short. 1986. Seagrass growth and survivorship under the influence of epiphyte grazers. Aquat. Bot. 24:287-302.

IRLNEP. 1996. The Indian River Lagoon Comprehensive Conservation and Management Plan. Indian River Lagoon National Estuary Program, Melbourne, Fl. 350 pp.

Koch, S. J, R. W. Elias, and B. N. Smith. 1974. Influence of light intensity and nutrients on the laboratory culture of seagrasses. Cont. Mar. Sci. 18:221-227.

Madsen, J. D. 1991. Resource allocation at the individual plant level. Aquat. Bot. 41:67-86.

Olesen B and K. Sand-Jensen. 1993. Seasonal acclimatization of eelgrass Zostera marina growth to light. Mar. Ecol. Prog. Ser. 94:91-99.

Rey, J. R. and C. F. Stephens. 1996. Effects of shading and isolation on soluble carbohydrate levels in blades and rhizomes of the seagrass Syringodium filiforme. Gulf of Mexico Science 14: 47-54.

Rice, J. D., R. P. Trocine, and G. N. Wells. 1983. Factors influencing seagrass ecology in the Indian River Lagoon. Fl. Scientist 46:276-286.

Short, F. T., M. W. Davis, R. A. Gibson, and C. F. Zimmermann. 1985. Evidence for phosphorus limitation in carbonate sediments of the seagrass Syringodium filforme. Estuarine and Coastal Shelf Sci. 20:419-430.

Thompson, M. J. 1978. Species composition and distribution of seagrass beds in the Indian River Lagoon, Florida. Fla. Sci. 4:90-96.

Tomasko, D. A. and C. J. Dawes. 1989. Evidence for physiological integration between shaded and unshaded short shoots of Thalassia testudinum. Mar. Ecol. Prog. Ser. 54:299-305.

Virnstein, R. W. and P. A. Carbonara. 1985. Seasonal abundance and distribution of drift algae and seagrasses in the mid-Indian River Lagoon, Florida. Aquat. Bot. 23:67-82.

Virnstein and Morris. 1996. Seagrass preservation and restoration: a diagnostic plan for the Indian River Lagoon. St. Johns River Water Management District, Technical Report. Palatka, FL.

Zieman, J. C. 1982. The ecology of the seagrasses of South Florida: a community profile. U.S. Fish and Wildlife Service 82/25.

En el Web

Fonseca, M.S., J. Kenworthy and G. W Thayer. 1998. Guidelines for the Conservation and Restoration of Seagrasses in the United States and Adjacent Waters http://www.cop.noaa.gov/pubs/das/das12.pdf.

Footnotes

1.

Este documento, ENY647S, es uno de una serie de publicaciones del Entomology and Nematology, Servicio de Extensión Cooperativa de la Florida, Instituto de Alimentos y Ciencias Agrícolas, Universidad de la Florida. (UF/IUFAS). Fecha de primera publicación: August 2001. Repasado January 2006 y January 2013. Visite nuestro sitio web EDIS en <http://edis.ifas.ufl.edu>.

2.

Jorge R. Rey, professor, and C. Roxanne Rutledge, assistant professor, Entomology and Nematology Department, Florida Medical Entomology Laboratory, Vero Beach, UF/IFAS Extension.


The Institute of Food and Agricultural Sciences (IFAS) is an Equal Opportunity Institution authorized to provide research, educational information and other services only to individuals and institutions that function with non-discrimination with respect to race, creed, color, religion, age, disability, sex, sexual orientation, marital status, national origin, political opinions or affiliations. For more information on obtaining other UF/IFAS Extension publications, contact your county's UF/IFAS Extension office.

U.S. Department of Agriculture, UF/IFAS Extension Service, University of Florida, IFAS, Florida A & M University Cooperative Extension Program, and Boards of County Commissioners Cooperating. Nick T. Place, dean for UF/IFAS Extension.