University of FloridaSolutions for Your Life

Download PDF
Publication #ENY-660S

Los Mangles1

Jorge R. Rey y C. Roxanne Connelly2

Introducción

Los mangles son árboles o arbustos principalmente tropicales que viven entre la zona de nivel de mar media y la línea de las mareas altas de primavera en costas más o menos estables donde forman comunidades conocidas como manglares. Los mangles verdaderos tienen varias adaptaciones que los ayuda a prosperar en esta zona que delimita la tierra y el mar incluyendo adaptaciones para anclaje en sedimentos suaves, raíces respiratorias, mecanismos especializados para la dispersión, y mecanismos especializados para lidiar con concentraciones excesivas de sal. Los mangles son las únicas plantas verdaderamente vivíparas, en las cuales las semillas se mantienen fijadas a la planta madre y germinan formando un embrión (“propagulo”) antes de caer del árbol (Figura 1).

Figura 1. 

Propagulos del mangle rojo: joven (izquierda) y maduro (derecha).


[Click thumbnail to enlarge.]

Por lo general, los mangles se pueden caracterizar por los siguientes rasgos:

  • Adaptaciones morfológicas, como raíces especializadas, que los adaptan a su ambiente.

  • Habilidad de excluir o filtrar sales.

  • Las semillas germinan estando aún conectadas a la planta madre.

  • Restringidos en distribución al ambiente de los manglares.

  • Aislamiento taxonómico (no tienen parientes cercanos por lo menos al nivel genérico).

Los mangles prosperan en costas protegidas con sedimentos finos donde la temperatura promedio del mes más frío es mayor que 20°C. Muchos factores influyen en el desarrollo de los manglares incluyendo componentes edáficos (de los suelos), hidrográficos, químicos, geológicos, estocásticos (del azar), y biológicos (consulte a Tomlinson 1986 para una exposición detallada de estos factores).

Distribución en Zonas

La presencia de zonas más o menos definidas, cada cual es dominada por diferentes especies de mangles, es a veces muy evidente en manglares bien desarrollados (Figura 2). La división en zonas, sin embargo, se manifiesta mas a menudo como un mosaico que varía junto a las complejas interacciones físicas, químicas, y biológicas que ocurren en cada sitio. Debido a que los ambientes donde se encuentran los mangles son tan complejos, es a veces difícil averiguar los requisitos ecológicos de las diferentes especies. Muy a menudo los resultados de estudios detallados en un sitio son contradichos por resultados de estudios igualmente minuciosos conducidos en otro sitio.

Figura 2. 

Zonificación hipotética de los mangles en Florida.


[Click thumbnail to enlarge.]

Sucesión

El tema de la sucesión de mangles; la idea de que en un sitio la vegetación cambia de manera ordenada, empezando por las especies colonizadoras (pioneras) hasta la etapa final estable (climax), ha sido estudiado y discutido por muchos años, pero muy pocos procesos y patrones consistentes se han establecido como resultado. Un gran problema es la ausencia de anillos de crecimiento en los mangles, lo cual hace muy difícil deducir lo procesos dinámicos en tiempo (pasado) de los procesos estáticos en el espacio (actual). Además, como ya se indicó, los requisitos ecológicos de muchas especies son ambígüos y estudios en la misma especie muchas veces dan resultados conflictivos.

Diversidad

Tomlison (1986) enumera 34 especies de mangles pertenecientes a nueve géneros y cuatro familias de plantas como componentes principales de los manglares en todo el mundo, y 20 especies de 11 géneros y 10 familias como componentes menores. Biogeográficamente, los mangles se pueden dividir entre dos grupos: (1) el grupo Indo-Pacífico, con aproximadamente 40 especies de mangles verdaderos, incluye Africa Oriental, India, el Sureste de Asia, Australia, y el Pacífico Occidental; (2) Africa Occidental, el Caribe, y las Américas, que solo contienen ocho especies de mangles verdaderos. La mayor diversidad en especies ocurre en las costas de Malasia, Indonesia, y Nueva Guinea.

Aunque manglares extensivos solo se encuentran en las regiones tropicales y subtropicales, algunos mangles ocurren tan al Norte como la isla Kyushu en Japón (35°N y tan al Sur como Auckland, Nueva Zelandia (37°S).

Clave para las Especies de Mangle del Nuevo Mundo3

1A Hojas opuestas, pequeñas (1-1.5 cm); raíces aéreas presentes y agregadas - siga al 2.

1B Hojas alternas, flores vistosas y grandes (10-12 cm); raíces aéreas terminales ausentes, la base del tronco ensanchada y estriada - Pelliciera.

2A Estípulas presentes, con una cicatriz anular sobre la inserción del pecíolo; flores pequeñas (1cm); pimpollos conspicuos, obviamente vivíparos; raíces aéreas emergen del tronco y de las ramas formando grandes arcos - Rhizophora.

2B Estípulas ausentes, pimpollos no conspicuamente vivíparos, raíces aéreas emergen bajo tierra - siga al 3.

3A Parte inferior de las hojas con un fino indumento grisoso; base de las hojas acanaldas; pecíolo sin glándulas, raíces aéreas como neumatoforas puntiagudas - Avicennia.

3B Parte inferior de las hojas lisas; pecíolos con un par de glándulas justamente bajo el punto de inserción de las hojas; neumatoforas, si existen, embotadas, no puntiagudas - Laguncularia.

Algunos términos usados en la clave:

raíz aérea: ráiz que se extiende sobre la superficie del suelo.

indumento: congregación de finos pelos, glándulas, o pequeñas espinas.

pecíolo: el tallo de una hoja que se afija al ramo.

neumatofora: raíz especializada en ciertas plantas la cual tiene funciones respiratorias.

estípula: apéndice en la base del pecíolo, muchas veces ocurriendo en pares, una a cada lado.

vivíparo: las semillas se mantiene en la planta madre y germinan formando un embrión (“propagulo”) antes de caer del árbol.

Los Mangles de Florida

Existen tres especies de mangles verdaderos en Florida: el mangle rojo (Rhizophora mangle, Figura 3), el mangle negro (Avicennia germinans, Figura 4), y el mangle blanco (Laguncularia racemosa, Figura 5). El botoncillo (Conocarpus erectus, Figura 6), no es un mangle verdadero, pero frecuentemente se encuentra junto a los mangles en los sitios más altos.

Figura 3. 

Mangle rojo, Rhizophora mangle.


[Click thumbnail to enlarge.]

Figura 4. 

Mangle negro, Avicennia germinans.


[Click thumbnail to enlarge.]

Figura 5. 

Mangle blanco, Laguncularia racemosa.


[Click thumbnail to enlarge.]

Figura 6. 

Botoncillo, Conocarpus erectus.


[Click thumbnail to enlarge.]

Importancia

Los mangles son bien conocidos por su alta producción y por esa razón son extremadamente importantes para la dinámica nutritiva de los esteros y aguas costeras. Los manglares son un hábitat importantísimo tanto como hábitat permanente o como sitios de forraje y refugio para gran variedad de organismos terrestres y acuáticos incluyendo muchos mamíferos, reptiles, aves, peces, e invertebrados. Muchos de estos son de gran importancia comercial, y otros se encuentran en peligro de extinción (Tabla 1).

Impactos

A pesar de su gran importancia ecológica, los manglares en todo el mundo se encuentran bajo intensa presión debido a las actividades humanas. La protección de los manglares del mundo es uno de los mayores retos ambientales de las próximas décadas. En muchas partes del mundo los manglares están siendo destruídos y/o dañados a pasos alarmantes. La pérdida directa de hábitat de mangles debido a su conversión a tierras agrícolas o urbanas; al corte total para madera, leña, carbón, productos papeleros, y forraje; embalsamiento para el control de mosquitos: la destrucción para el cultivo de peces y mariscos: y la conversión a salitrales han resultado en la pérdida de más de la mitad del área que era ocupada por manglares en el pasado (AAAS 1995).

Daños significativos y pérdida de manglares también pueden ser atribuídos a la contaminación ambiental, incluyendo derrames de petróleo, insecticidas, herbicidas agrícolas y militares, y productos químicos industriales. Además, la contaminación con desperdicios humanos es un inmenso problema en ciertas regiones. Aunque estos efectos están bien documentados, existen pocos datos sobre la cantidad de pérdida global de mangles debido a la contaminación química y sobre el nivel de degrado de los manglares que aún existen.

Eventos naturales, así como la destrucción directa por vientos de tormentas y huracanes o la mortalidad segundaria debido a la sobreinundación y a la tupición del aparato de intercambio de gases de las plantas por arena y por finos sedimentos, y la mortalidad debido a la exposición prolongada a temperaturas bajas también causan daños significativos a los manglares.

Lectura Adicional

Fuentes generales de información sobre los mangles incluyen: Chapman (1977), FAO (1982), Reimold & Queen (1974), Teas (1984a, b) y Tomlinson (1986).

Referencias Selectas

AAAS. 1995. Proc. Human Population and Water, Fisheries, and Coastal Areas: Science and Policy Issues Symp., American Association for the Advancement of Science, Washington, D.C.

Chapman, V.J. 1976. Mangrove Vegetation. J. Cramer, Germany.

Chapman, V.J. (ed.). 1977. Wet Coastal Ecosystems, Ecosystems of the World 1. Elsevier Scientific Publishing Co., Amsterdam, 428 pp.

F.A.O. 1982. Management and Utilization of Mangroves in Asia and the Pacific. Food and Agriculture Organization of the United Nations Environmental Paper #3, Rome, 160 pp.

Field, C.D. 1995. Journey Amongst Mangroves. International Society of Mangrove Ecosystems, Okinawa, Japan, 140 pp.

Lugo, A. E., and S. C. Snedaker. 1974. The ecology of mangroves, Annual Review of Ecology and Systematics 5:39-64.

Morton, J. F. 1965. Can the red mangrove provide food, feed, and shelter? Econ. Bot. 19: 113-123.

Odum, W. E., C. C. McIvor, and T. J. Smith. 1982. The ecology of the mangroves of South Florida: a community profile. U.S. Fish and Wildlife Service, OBS Publication FWS/OBS-81/24, Washington, D.C. 144pp.

Reimold, R.J. and W.H. Queen (eds.). 1974. Ecology of Halophytes, New York: Academic Press, Inc, 605 pp.

Rey, J. R. 1999. Mangroves. In: R. W. Fairbridge and D. E. Alexander (eds.), Encyclopedia of Environmental Sciences. Kluwer Academic Publishers, Dordrecht.

Rutzler, Klaus, and C. Ilka. 1996. Caribbean Mangrove Swamps. Scientific American, 274: 94-99.

Teas, H.J. (ed.). 1984a. Biology and Ecology of Mangroves. Dr. W. Junk Publishers, The Hague, 188 pp.

Teas, H.J. (ed.). 1984b. Physiology and Management of Mangroves. Dr. W. Junk Publishers, The Hague, 106 pp.

Tomlinson, P.B. 1986. The Botany of Mangroves. Cambridge University Press, London, 413 pp.

WWW

Bann, C. The Economic Valuation of Mangroves: A Manual for Researchers.

http://www.idrc.ca/uploads/user-S/10305674900acf30c.html

Quarto, A. The Mangrove Forest. MAP Working Paper.

Notas

3 Según Tomlinson (1986).

4 Según Odum et al. (1982).

Tables

Tabla 1. 

Lista parcial de especies en vía o peligro de extinción que utilizan los manglares de Florida. 4

En vía

En peligro

Cocodrilo Americano

Aligátor Americano

Carey

Tortuga Verde

Tortuga de Riddley

Tortuga Boba

Manatí de la Florida

 

Pelícano Marrón

 

Venado de los Cayos

 

Pantera de Florida

 

Curruca Amarilla de Barbados

 

Serpiente de Marismas del Atlántico

 

Serpiente Añil Oriental

 

Footnotes

1.

Este documento, ENY-660S, es uno de una serie de publicaciones del Entomology and Nematology, Servicio de Extensión Cooperativa de la Florida, Instituto de Alimentos y Ciencias Agrícolas, Universidad de la Florida. (UF/IFAS). Fecha de primera publicación: enero 2002. Repasado junio 2015. Visite nuestro sitio web EDIS en <http://edis.ifas.ufl.edu>.

2.

Jorge R. Rey, professor; and C. Roxanne Connelly, professor, Entomology and Nematology Department, Florida Medical Entomology Laboratory, UF/IFAS Extension, Gainesville, FL 32611.


The Institute of Food and Agricultural Sciences (IFAS) is an Equal Opportunity Institution authorized to provide research, educational information and other services only to individuals and institutions that function with non-discrimination with respect to race, creed, color, religion, age, disability, sex, sexual orientation, marital status, national origin, political opinions or affiliations. For more information on obtaining other UF/IFAS Extension publications, contact your county's UF/IFAS Extension office.

U.S. Department of Agriculture, UF/IFAS Extension Service, University of Florida, IFAS, Florida A & M University Cooperative Extension Program, and Boards of County Commissioners Cooperating. Nick T. Place, dean for UF/IFAS Extension.