University of FloridaSolutions for Your Life

Download PDF
Publication #PP298

Información para los propietarios: Cancro Cítrico1

M. M. Dewdney, Mongi Zekri, P. D. Roberts, and Jamie D. Burrow2

El cancro cítrico es causado por la bacteria patógena Xanthomonas citri subsp. citri (sinónimo: X. axonopodis pv. citri). Se trata de una seria enfermedad de todas las variedades de cítricos y algunos parientes de cítricos, pero no es dañina para el ser humano y otros animales. La bacteria entra en el tejido de los árboles de cítricos a través de heridas y aberturas naturales llamadas estomas, pero no se desplaza por el árbol para convertirse en sistémica. La bacteria sobrevive en condiciones cálidas y húmedas y requiere un hospedero para sobrevivir en un ambiente natural.

El cancro cítrico es una enfermedad introducida en Florida y es muy perjudicial económicamente para la industria comercial. La enfermedad no está presente en todas las regiones tropicales y subtropicales productoras de cítricos donde el cancro cítrico puede ser problemático, por lo tanto, las restricciones para exportar fruta con cancro cítrico son muy estrictas. Esta enfermedad también concierne a los propietarios, no solo por sus efectos económicos en la industria, sino también porque es altamente contagiosa y la mayoría de la fruta contagiada en un árbol muy afectado se cae de éste prematuramente.

La historia

La primera introducción del cancro cítrico en Florida fue en 1910 en plántulas de semillas de naranjo trifoliado importadas de Japón. La enfermedad se difundió por la costa del Golfo de México desde Texas hasta Florida y más al norte hasta Carolina del Sur. Lo más probable es que se trasladara en material vegetal infectado. En infectado 1915 se impuso una cuarentena y se instituyó un vigoroso programa de erradicación, con el que la enfermedad se declaró erradicada en 1933. En 1986 ocurrió una segunda introducción de la enfermedad cuando se encontró cancro cítrico en cítricos de zonas residenciales en el área de la Bahía de Tampa, al centro oeste de Florida. Más tarde se encontró cerca de plantaciones comerciales de cítricos. Este brote de cancro cítrico se declaró erradicado en 1994 oficialmente.

El brote más reciente de cancro se descubrió en septiembre de 1995 en cítricos de zonas residenciales cerca del aeropuerto internacional de Miami, en el condado de Miami-Dade.

A pesar de un tercer intento de erradicación de la enfermedad, los huracanes de 2004–2005 difundieron la enfermedad desde 10 a 25 condados donde la enfermedad está presente hoy en día. Durante el inicio del proceso de erradicación, 2.1 millones de árboles comerciales y de patio fueron destruidos en 2003. En enero de 2006, el programa de erradicación terminó porque la enfermedad se propagó tanto que ya no era factible continuar los esfuerzos de erradicación. Como resultado, la industria de cítricos está aprendiendo a convivir y manejar el cancro cítrico mientras continúa produciendo fruta de calidad.

Los síntomas

Todos los tejidos de cítricos que se encuentran en la copa del árbol son susceptibles al cancro. Los síntomas aparecen frecuentemente en la fruta, en las hojas y las ramitas de las plantas infectadas (Figures 1–7). Los síntomas típicos en las hojas y en la fruta comienzan como lesiones pequeñas con apariencia de ampolla que se expanden a medida que envejecen (Figures 1–3). Normalmente las lesiones aparecen 7 á 14 días después de la infección bajo óptimas condiciones de temperatura entre 68ºF–86ºF (20ºC–30ºC), pero pueden tardar hasta 60 días en tiempo seco y fresco. A medida que las lesiones de las hojas envejecen, éstas se vuelven grises a marrón oscuro con un margen aceitoso, rodeadas normalmente por un halo amarillo. El centro de la lesión se vuelve elevado y corchoso siendo visible en ambos lados de la hoja. El tejido de las hojas en las lesiones viejas puede morir y caer, dejando la apariencia de barrenillo. Una infección severa en el follaje puede causar la defoliación de los árboles. Las infecciones de las ramitas se parecen a las de la fruta. Las lesiones son elevadas y corchosas. El margen de la lesión, como en las hojas, tiene una apariencia aceitosa, pero no hay un halo amarillo en las ramitas. Las lesiones en las ramas y en las ramitas pueden persistir por muchos años con la bacteria viviendo dentro de ellas si ésta no mata la ramita. En la fruta, las lesiones son discretas, verrugosas, y corchosas, a menudo con un halo amarillo. La fruta muy manchada puede caerse de forma prematura, llevando a una reducción del rendimiento. La calidad interna de la fruta madura con lesiones no se ve afectada y es todavía comestible y aprovechable para hacer jugo.

Figure 1. 

Las lesiones de cancro son visibles 14 días después de la inoculación.


Credit:

Megan M. Dewdney, UF/IFAS


[Click thumbnail to enlarge.]

Figure 2. 

Las lesiones de cancro aparecen 22 días después de la inoculación a manera de pequeñas ampollas.


Credit:

Megan M. Dewdney, UF/IFAS


[Click thumbnail to enlarge.]

Figure 3. 

Lesiones circulares con apariencia de ampolla en las hojas con márgenes acuosos y halos amarillos.


[Click thumbnail to enlarge.]

Figure 4. 

Lesiones circulares elevadas con apariencia de ampolla con márgenes acuosos.


[Click thumbnail to enlarge.]

Figure 5. 

Lesiones de ramitas con un recuadro de mayor aumento de algunas lesiones con aspecto de ampolla.


[Click thumbnail to enlarge.]

Figure 6. 

Vista cercana de una lesión típica en la fruta. Los márgenes de la lesión son acuosos y con un halo amarillo prominente.


[Click thumbnail to enlarge.]

Figure 7. 

Lesiones de cancro en fruta levantadas y de color marrón con márgenes acuosos particularmente prominentes.


[Click thumbnail to enlarge.]

Figure 8. 

Lesiones de cancro levantadas y de color pardo en hojas.


[Click thumbnail to enlarge.]

Figure 9. 

Caída de fruta causada por el cancro cítrico en un árbol de naranjo dulce ‘Hamlin’.


[Click thumbnail to enlarge.]

Propagación

El cancro cítrico es una enfermedad de las plantas altamente contagiosa y se propaga rápidamente en distancias cortas. El viento de lluvia, el riego por aspersión, las inundaciones y el movimiento humano pueden propagar el cancro cítrico.

Los factores ambientales, como el viento y la lluvia, no pueden ser controlados; sin embargo, la propagación del cancro cítrico por los humanos puede ser evitada mediante el uso de procedimientos de descontaminación correctos y previniendo el transporte de material vegetal infectado. El transporte de material vegetal infectado es la principal forma de propagación de la bacteria del cancro a largas distancias. Para ayudar a prevenir la propagación de cancro cítrico en Florida y otros estados productores de cítricos, se requiere a los propietarios comprar los árboles de cítricos en viveros certificados.

Todos los árboles certificados deben tener una etiqueta con el número de registro del vivero en el momento de la venta. Si usted compra un árbol de cítricos a un vendedor ambulante o en un mercadillo, pida al vendedor su licencia de venta para asegurarse de que está comprando árboles de calidad y pregunte por cuánto tiempo el árbol ha estado en el inventario. El certificado de vivero también se puede verificar con la División de Industria de Plantas (Division of Plant Industries) al 1-800-282-5153. Por ley, los propietarios no pueden propagar o crecer sus propios árboles de cítricos. Ninguna planta o partes de las plantas de cítricos se pueden trasladar fuera de Florida desde que el estado está en cuarentena por el cancro cítrico. Se puede encontrar más información en http://www.doacs.state.fl.us/pi/canker/maps.html. Además, la fruta no puede ser enviada fuera de Florida sin permiso. Algunas compañías empacadoras empacan fruta de propietarios para exportar, pero no hay ningún requisito legal para ellos que les obligue a aceptar la fruta de los propietarios. Una lista de las casas empacadoras que aceptan frutas de propietarios puede encontrarse en http://www.freshfromflorida.com/content/download/24077/487192/Homeowner_Fruit_Packinghouses_11-19-15.pdf.

Para reducir el movimiento potencial de la bacteria de un árbol a otro, deben usarse algunas reglas simples de descontaminación en el manejo de los árboles. Es más fácil que se propague la enfermedad cuando el follaje está húmedo, por lo tanto, si es posible, solo se debe trabajar con los árboles de cítricos cuando estén secos. La persona y el equipo debe descontaminarse cada vez antes de trabajar con un nuevo árbol. Es aconsejable realizar una descontaminación personal y del equipo entre árboles. Las manos y los brazos se deben lavar con agua, fría o caliente, y jabón durante un mínimo de 20 segundos para eliminar la bacteria de la piel.

El uso adicional de un desinfectante de manos a base de alcohol después del lavado de manos hará que la descontaminación personal sea más efectiva. Las herramientas deben ser descontaminadas con una onza de lejía o cloro de uso doméstico por un galón de agua. Para reducir el riesgo de oxidación, las herramientas deben ser enjuagadas después. La mezcla de lejía no será efectiva si se usa en un equipo sucio, debe ser fresca diariamente porque pierde su efectividad con rapidez. La propagación de la enfermedad también puede ocurrir por la vía de la ropa, por lo que es mejor lavar o cambiarse de ropa entre los lugares y las fechas en los que se trabaja con los árboles de cítricos.

Estrategias de control

No existe cura para el cancro cítrico; el manejo de la enfermedad es el único camino para controlar la enfermedad. El manejo del cancro cítrico es a través del uso de aplicaciones puntuales de productos de cobre y el uso de barreras rompevientos para impedir la dispersión del inóculo. La mayoría de las infecciones en las naranjas se producen entre abril y julio, y de tres a cuatro aplicaciones de productos con contenido de cobre en intervalos de tres semanas debe ser suficiente para obtener fruta relativamente limpia. El pomelo o toronja es susceptible al cancro por un periodo de tiempo más largo. Las aplicaciones de cobre comienzan a usarse cuando la fruta tiene 3/4 pulgadas de diámetro y se continúan en intervalos de tres semanas hasta que esté totalmente desarrollada en octubre para mejores resultados. El cobre no se mueve de donde fue aplicado, por lo que a medida que la fruta crece, el nuevo tejido no tiene cobre para protegerla. El control de la enfermedad en las hojas no es posible debido a su rápido crecimiento. Los propietarios deben estar conscientes de que las estrategias de manejo de la enfermedad no son completamente seguras, pero minimizarán la enfermedad en los árboles. Las recomendaciones sobre productos de cobre se pueden obtener a través de su centro de suministro de jardinería local, el programa master de jardinero (Master Gardener program) o la oficina de extensión del condado. Las cortinas rompevientos no son fáciles de plantar en un jardín regular, sin embargo si se planta un nuevo árbol de cítricos, se debe intentar localizarlo en un lugar que esté protegido del viento. No hay variedades comerciales disponibles que sean totalmente resistentes al cancro, pero no todas las variedades son igualmente susceptibles. Las tangerinas son tolerantes a la enfermedad, y la naranja Valencia, tangors, tangelos y otros híbridos de mandarina sólo se infectan en condiciones que son óptimas para la enfermedad. Los limones y las limas, así como los naranjos Navel, (Nota: no usar la palabra ombligo), Pineapple y Hamlin son moderadamente susceptibles. Las variedades más susceptibles al cancro cítrico son los pomelos o toronjas, la lima mejicana y algunas naranjas tempranas como la ‘Early Gold’. Es recomendable que los árboles que son menos susceptibles o tolerantes sean plantados en casa.

Se puede encontrar información adicional sobre el cancro cítrico en http://canker.ifas.ufl.edu y http://www.freshfromflorida.com/Divisions-Offices/Plant-Industry/Agriculture-Industry/Citrus-Health-Response-Program/Citrus-Diseases/Citrus-Canker/Citrus-Canker-FAQ.

Footnotes

1.

Este documento, PP298, es uno de una serie de publicaciones del Plant Pathology, Servicio de Extensión Cooperativa de la Florida, Instituto de Alimentos y Ciencias Agrícolas, Universidad de la Florida. (UF/IFAS). Fecha de primera publicación: July 2012. Repasado February 2019. Visite nuestro sitio web EDIS en <https://edis.ifas.ufl.edu>.

2.

M. M. Dewdney, associate professor, Department of Plant Pathology, UF/IFAS Citrus Research and Education Center; Mongi Zekri, multi-county Extension agent, UF/IFAS Extension Hendry County; P. D. Roberts, professor, Department of Plant Pathology, UF/IFAS Southwest Florida Research and Education Center; and Jamie D. Burrow, Extension program manager, UF/IFAS Citrus Research and Education Center; UF/IFAS Extension, Gainesville, FL 32611.


The Institute of Food and Agricultural Sciences (IFAS) is an Equal Opportunity Institution authorized to provide research, educational information and other services only to individuals and institutions that function with non-discrimination with respect to race, creed, color, religion, age, disability, sex, sexual orientation, marital status, national origin, political opinions or affiliations. For more information on obtaining other UF/IFAS Extension publications, contact your county's UF/IFAS Extension office.

U.S. Department of Agriculture, UF/IFAS Extension Service, University of Florida, IFAS, Florida A & M University Cooperative Extension Program, and Boards of County Commissioners Cooperating. Nick T. Place, dean for UF/IFAS Extension.