University of FloridaSolutions for Your Life

Download PDF
Publication #FSHN14-09s

De Compras para la Salud: Alimentos con Fibra Añadida1

Wendy J. Dahl2

La fibra presente en los alimentos consiste de carbohidratos que no pueden ser digeridos. Aunque muchos alimentos naturalmente contienen fibra, es común que ingredientes con alto contenido de fibra sean añadidos a los alimentos para aumentar su contenido de éste. Los ingredientes altos en fibra pueden ser añadidos a comidas por razones funcionales o de salud.

Fibras como la carragenina, goma guar, goma xantana y pectina se añaden a los alimentos para espesar o estabilizar. Por ejemplo, la carragenina en la leche achocolatada y la goma xantana en los aderezos para ensalada se añaden para prevenir que los ingredientes se sienten en el fondo del contenedor. La pectina se añade a mermeladas y gelatinas para dar espesor. Además, algunos ingredientes con fibra que cuando se dispersan en el agua tienen una textura similar a la de las grasas, pueden reemplazar una porción de la grasa en ciertos alimentos. Añadir fibra a los alimentos aumenta la absorción de agua, preserva la humedad, afecta la textura y suavidad de la miga, y modifica el color y sabor. Sin embargo, el aporte total de fibra de estos ingredientes es poco ya que son utilizados en pequeñas cantidades.

Figura 1. 
[Click thumbnail to enlarge.]

¿Pueden los alimentos con fibra añadida ayudar a aumentar el consumo total de fibra?

En términos de nutrición, aumentar el contenido total de fibra en los alimentos es la razón más importante por la que se añade fibra a los alimentos. Aunque la fibra está presente de forma natural en frutas, vegetales, granos integrales, nueces y semillas, la mayoría de las personas no consumen lo suficiente de estos alimentos. Por lo tanto, consumen mucha menos fibra de la recomendada (McGill, Birkitt, and Fulgonii III 2016). Actualmente, los ingredientes con fibra son añadidos a los cereales para el desayuno, panes, barras de cereal, yogures y bebidas, con el propósito de ayudar a las personas a alcanzar la dosis de fibra recomendada.

Diferentes tipos de ingredientes altos en fibra se añaden a los alimentos para aumentar el contenido de fibra. Algunos ejemplos de estos ingredientes son el salvado de trigo, fibra de soya, celulosa, salvado de maíz y fibra de cáscara de guisante. Estas fibras han sido aisladas de varios granos, leguminosas o cultivos vegetales. Por ejemplo, fibras como el salvado de maíz o la cáscara de guisante se obtienen removiendo y moliendo el salvado o la cáscara del cereal o leguminosa. Procesos adicionales, como lavado y blanqueado, pueden mejorar el sabor y disminuir el color del ingrediente con fibra.

¿Cuánta fibra se añade a los alimentos?

La cantidad de fibra que se añade a la comida varía. Cuando se añade al menos 2.5 g de fibra por porción (comparado al alimento original), el alimento puede ser etiquetado como tiene “más o fibra añadida (FDA).” Una “buena fuente de fibra” contiene entre 2.5 g y 4.9 g de fibra por porción y un alimento “alto en fibra” contiene 5 g de fibra o más por porción (FDA). El contenido total de fibra que se encuentra en la etiqueta (en g) incluye ambas, la fibra dietética natural y la añadida.

Figura 2. 

Datos nutricionales y lista de ingredientes de cereales para el desayuno a base de grano entero, altos en fibra.


[Click thumbnail to enlarge.]

Figura 3. 

Datos nutricionales y lista de ingredientes de cereales para el desayuno con una buena fuente de fibra dado que se añadió fibra.


[Click thumbnail to enlarge.]

¿Cuáles son los efectos de la fibra añadida en la salud?

A pesar de que la recomendación para mujeres saludables es consumir alrededor de 25 g de fibra al día y para hombres 38 g de fibra al día (Institute of Medicine 2005), la mayoría de personas no consumen lo suficiente. Para maximizar los beneficios en la salud, escoja alimentos que contienen fibra dietética de forma natual como frutas, vegetales, frijoles, granos integrales, nueces y semillas. Sin embargo, alimentos que contienen fibra añadida también se consideran opciones saludables.

Los ingredientes altos en fibra añadidos a alimentos difieren en sus propiedades físicas y sus efectos en la salud. Categorías comúnmente utilizadas incluyen la fibra soluble e insoluble. Las fibras solubles se disuelven en agua y son fácilmente añadidas a los alimentos, usualmente sin alterar el sabor y la textura del alimento. Estas fibras son añadidas frecuentemente a bebidas y alimentos con alto contenido de agua como el yogur. Ejemplos de ingredientes de fibra soluble incluyen la raíz de achicoria (además llamada inulina u oligofructuosa), maíz y dextrinas de trigo, goma guar hidrolizada y fibra de soya. Como todas las fibras, las fibras solubles no se digieren y generalmente son descompuestas (fermentadas) por bacterias en el colon. Algunas fibras solubles, como la inulina, promueven el crecimiento de Bifidobacteria, que se cree mejoran la salud (Shoaib et. al 2016). Los productos de la fermentación de fibras solubles ayudan a mantener nuestro colon saludable y nos proveen energía.

Algunos ingredientes de fibra soluble son viscosos. Cuando la fibra viscosa es ingerida, el contenido que llega al estómago se espesa, y esto retrasa el vaciamiento gástrico. Las fibras viscosas ayudan a disminuir los niveles de glucosa y colesterol en la sangre (Chutkan, Fahey, Wright, and McRorie 2012). La avena y la okra, también conocida como quimbombó, son ejemplos de alimentos que contienen fibra viscosa de forma natural. Fibras viscosas no son añadidas comúnmente a los alimentos debido a que éstas alteran la textura del alimento. Una galleta a la que se le añade fibra viscosa, por ejemplo, puede llegar a ser “gomosa” o “pegajosa” cuando se mastica. Un ejemplo de un ingrediente de fibra viscosa que se añade a pocos alimentos es la fibra psyllium.

Muchos ingredientes altos en fibra son insolubles (no se disuelven en agua), por lo tanto raramente son añadidos a bebidas y alimentos con alto contenido de agua. Estos ingredientes con fibra insoluble son las mejores opciones para una buena digestión y para prevenir el estreñimiento. Las fibras insolubles trabajan bien en alimentos horneados como panes, galletas y “muffins”. Muchas de stas fibras sustituyen fácilmente una parte de la harina en algunas recetas para crear un producto similar, pero más saludable por su alto contenido de fibra y bajo contenido calórico. Ejemplos de fibras insolubles que se añaden a los alimentos incluyen celulosa, fibra de cáscara de guisante, salvado de trigo y de maíz.

Cuando escoja alimentos con fibra añadida, considere los resultados de salud que quiere. Si se requiere prevenir el estreñimiento, escoja alimentos con adición de fibras de celulosa, cáscara o salvado. Si necesita reducir los niveles de glucosa y colesterol en la sangre, entonces escoja alimentos altos en fibras viscosas como la fibra psyllium. Una combinación de fuentes de fibra, solubles e insolubles, puede ser lo mejor para su salud gastrointestinal y bienestar general.

Referencias

Chutkan, R., Fahey, G., Wright, W.L., and McRorie, J. 2012. "Viscous versus nonviscous soluble fiber supplements: mechanisms and evidence for fiber-specific health benefits." Journal of the American Academy of Nurse Practitioners (JAANP) 24 : 476–87.

McGill, C. R., A. Birkett, and V. L. Fulgonii Iii. 2016. "Healthy Eating Index-2010 and food groups consumed by US adults who meet or exceed fiber intake recommendations NHANES 2001–2010." Food Nutr Res 60:29977. doi: 10.3402/fnr.v60.29977.

Institute of Medicine, Food and Nutrition Board. 2005. Dietary Reference Intakes for energy, carbohydrate, fiber, fat, fatty acids, cholesterol, protein, and amino acids. Pp. 339–421., Washington, DC. The National Academies Press, 2005.

Shoaib, M., A. Shehzad, M. Omar, A. Rakha, H. Raza, H. R. Sharif, A. Shakeel, A. Ansari, and S. Niazi. 2016. "Inulin: Properties, health benefits and food applications." Carbohydr Polym 147:444–54. doi: 10.1016/j.carbpol.2016.04.020.

U.S. Department of Agriculture, Agricultural Research Service, Beltsville Human Nutrition Research Center, Food Surveys Research Group and U.S. Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention, National Center for Health Statistics. "What We Eat in America, NHANES, 2003–2006".

U.S. Food and Drug Administration. "Part 101 Food Labeling: Food and Drugs: Subchapter B. Food for Human Consumption, 2013". Retrieved from http://www.accessdata.fda.gov/scripts/cdrh/cfdocs/cfcfr/CFRSearch.cfm?CFRPart=101

Footnotes

1.

Este documento, FSHN14-09s, es uno de una serie de publicaciones del Departamento de Ciencia de los Alimentos y Nutrición Humana, Servicio de Extensión Cooperativa de la Florida, Instituto de Alimentos y Ciencias Agrícolas, Universidad de la Florida (UF/IFAS Extension). Fecha de primera publicación: octubre 2014. Repasado enero 2018. Visite nuestro sitio web EDIS en <http://edis.ifas.ufl.edu>.

2.

Wendy J. Dahl, profesor asociado, Departamento de Ciencia de los Alimentos y Nutrición Humana; UF/IFAS Extension, Gainesville, FL 32611.


The Institute of Food and Agricultural Sciences (IFAS) is an Equal Opportunity Institution authorized to provide research, educational information and other services only to individuals and institutions that function with non-discrimination with respect to race, creed, color, religion, age, disability, sex, sexual orientation, marital status, national origin, political opinions or affiliations. For more information on obtaining other UF/IFAS Extension publications, contact your county's UF/IFAS Extension office.

U.S. Department of Agriculture, UF/IFAS Extension Service, University of Florida, IFAS, Florida A & M University Cooperative Extension Program, and Boards of County Commissioners Cooperating. Nick T. Place, dean for UF/IFAS Extension.