University of FloridaSolutions for Your Life

Download PDF
Publication #HS1102

Principios y prácticas para el manejo de nutrientes en la produccion de hortalizas1

Alejandra Sierra, Eric Simonne y Danielle Treadwell2

Introducción

Las plantas necesitan oxigeno (O2), dióxido de carbono (CO2), agua, nutrientes, luz y tiempo para crecer. Por lo tanto, es importante considerar factores como el manejo de nutrientes y riego. El manejo de nutrientes es la implementación de prácticas que permitan obtener un rendimiento óptimo de cultivo y al mismo tiempo minimizar el impacto ambiental (aire y agua). El propósito del manejo de nutrientes incluye la disminución del transporte de nutrientes hacia las fuentes de agua; planificando y supliendo la cantidad necesaria de nutrientes para obtener un óptimo rendimiento y calidad en las plantas; y promoviendo prácticas de manejo que mantengan las propiedades físicas, biológicas y químicas del suelo. El objetivo de esta publicación es proporcionar principios y prácticas para el manejo de nutrientes en la producción de hortalizas.

I. Principios para el manejo de nutrientes

Principio 1. Las plantas necesitan todos los nutrientes esenciales

Las plantas necesitan 16 elementos para un desarrollo vegetativo y reproductivo normal. Estos elementos son esenciales porque: 1) las plantas no pueden completar su ciclo de vida sin ellos, 2) los síntomas de deficiencia aparecen cuando el elemento no está presente y desaparecen con la aplicación del mismo y 3) cada elemento tiene por lo menos un rol metabólico en la planta (Arnon y Scout, 1939).

Los elementos esenciales pueden ser agrupados en 3 categorías, macronutrientes no minerales, macronutrientes minerales y micronutrientes (Tablas 1 y 2). Los macronutrientes son aquellos elementos que las plantas necesitan en cantidades relativamente grandes (1% a 6% del peso seco; 1% = 1 g / 100 g de peso seco). Los micronutrientes, aunque requeridos en menores cantidades (1 a 200 ppm; 1ppm = 1 mg / kg de peso seco) son igualmente importantes que los macronutrientes. Los elementos no minerales (carbono [C], hidrogeno [H] y oxigeno [O]) provienen del agua y el aire, mientras que la mayoría de los elementos minerales, son obtenidos por las plantas mediante la absorción de nutrientes en la solución del suelo.

Principio 2. Ley del mínimo de Leibig

El elemento esencial proveído en menores cantidades (factor limitante) determina el éxito del programa de fertilización. Es decir, si un elemento se encuentra deficiente, el crecimiento y rendimiento del cultivo no será el óptimo, y para poder incrementar la productividad (expresada en crecimiento o rendimiento) es necesario suplir el elemento deficiente. La ley del mínimo de Leibig compara el rendimiento y/o crecimiento de un cultivo con un barril (Figura 1), donde cada segmento representa un elemento esencial. El segmento más corto limita la capacidad del barril (en el caso de la Figura 1, es el potasio). Aún cuando los demás elementos se encuentren en cantidades suficientes, el barril se llenará solo hasta el segmento más corto. Por este motivo es importante proveer a la planta con todos los elementos esenciales en las cantidades necesarias.

Figura 1. 

Ley del mínimo de Liebeg


[Click thumbnail to enlarge.]

Principio 3. La aplicación de fertilizante basada en el análisis de suelo y el requerimiento de nutrientes

El requerimiento de nutrientes del cultivo (RNC) para un elemento en particular se define como la cantidad total en lb/A o kg/ha de ese elemento que necesita el cultivo para obtener un óptimo rendimiento económico (Tablas 3, 4 y 5). Es decir, aplicaciones mayores al RNC no incrementarán el rendimiento económico. El concepto de óptimo rendimiento económico es importante en la producción de hortalizas debido a que cierta cantidad de nutrientes podrían generar una cantidad moderada de biomasa pero reducir la cantidad de producto comercializable. El RNC para cada cultivo está determinado por experimentos de campo que han evaluado el efecto de diferentes niveles de fertilizante en el rendimiento del cultivo.

El RNC puede proveerse a través de diferentes fuentes, incluyendo el suelo, agua, aire, materia orgánica o la aplicación de fertilizante. La aplicación de fertilizante debe hacerse únicamente cuando la recomendación del análisis de suelo indique que el elemento no se encuentra en cantidades suficientes en el suelo. Por lo tanto, el análisis de suelo debería realizarse para determinar la cantidad del RNC que es suplido por el suelo.

El análisis de suelo es un método químico para estimar la capacidad del suelo de aportar nutrientes. El análisis mide únicamente la cantidad de nutrientes que potencialmente estarán disponibles para la planta, y representa únicamente un diagnóstico del suelo. Este análisis no mide la cantidad exacta de nutrientes que serán utilizados por la planta. Para ese propósito se han elaborado recomendaciones basadas entre la disponibilidad de nutrientes y la respuesta de los cultivos a la fertilización (Figura 2).

Figura 2. 

Recomendaciones basadas en los niveles de análisis de suelo. Adaptado de Havlin et al.,1999.


[Click thumbnail to enlarge.]

Diversos métodos de extracción han sido desarrollados para su uso en el análisis de suelos. Cada uno de estos métodos está compuesto de diferentes químicos, por lo que los resultados obtenidos varían entre ellos. Por esta razón, cada método de extracción está diseñado para ser utilizado en suelos con características particulares (Tabla 6). El uso de métodos de extracción fuera de su rango de aplicación generará resultados erróneos. Al momento de seleccionar un laboratorio para el análisis de muestras, es importante seleccionar uno que se ubique en la misma región de la recolección, ya que éstos siguen procedimientos específicos para cada tipo de suelo de la región.

Principio 4. Las plantas obtienen los nutrientes disueltos en agua. La fertilización solo es buena con una buena irrigación.

El agua juega un rol central en el manejo de nutrientes, ya que actúa como solvente y es la encargada del movimiento de nutrientes en la zona radicular y bajo ella. Por esta razón, los programas de irrigación y fertilización están estrechamente relacionados. El manejo óptimo de un programa requiere el manejo apropiado del otro. El nitrógeno (N) y el potasio (K) tienen un alto potencial de lixiviación, especialmente en suelos arenosos; por lo tanto la sobreirrigación puede ocasionar el movimiento de estos elementos fuera de la zona radicular. Esto a su vez, como en el caso del N, puede resultar en la contaminación de aguas subterráneas. El objetivo del manejo de agua es mantener el agua de riego en la zona radicular donde la planta lo pueda aprovechar. Por esta razón, los productores deben tener conocimiento de la zona radicular de cada cultivo en particular; para que tanto el agua como el fertilizante, sean manejados de tal manera que puedan mantenerse en la zona radicular durante todo el cultivo.

La calendarización de irrigación es utilizada para aplicar la cantidad apropiada de agua para satisfacer las necesidades en cada etapa del cultivo. Las características de los sistemas de irrigación, necesidades del cultivo, características del suelo y condiciones climáticas deben ser consideradas para una calendarización apropiada de riego. La subaplicación de agua y el mal momento de aplicación de la misma puede ocasionar estrés en el cultivo y disminuir el rendimiento del cultivo debido a la inapropiada disponibilidad de agua y/o nutrientes. La sobreirrigación incrementa la pérdida de nutrientes por lixiviación y puede reducir el rendimiento y la calidad del fruto.

Una amplia variedad de métodos de calendarización e irrigación son utilizados, cada uno con su nivel correspondiente de manejo de agua (Tabla 7). El método recomendado para la calendarización de irrigación para diferentes tipos de riego se describe en la Tabla 8.

Principio 5. La disponibilidad de nutrientes depende del pH del suelo.

El pH del suelo mide la concentración del hidrogeno (H+) en el suelo, lo cual a su vez define la acidez o alcalinidad de los suelos.

pH = - log [H+] = log 1/[H+]

Figura 7. 

Los suelos extremadamente ácidos tienen pH < 4.5, los suelos neutros tienen un pH de 6.6-7.4 y los suelos altamente alcalinos tienen un pH > 8.5. Generalmente en suelos ácidos hay mayor número de iones de H+ mientras que en suelos alcalinos hay un mayor número de iones de OH-, por lo tanto se espera que en suelos neutros haya un equilibrio entre H+ y OH-.

El pH ejerce un efecto sobre la disponibilidad de nutrientes como resultado de su impacto en la solubilidad de diferentes compuestos. Muchos elementos cambian de forma como resultado de las reacciones químicas que ocurren en el suelo, y las plantas pueden o no absorber los elementos dependiendo de la forma que se encuentren. La mayoría de los nutrientes están generalmente disponibles de manera adecuada a un valor neutro de pH 7 (Figura 3).

Figura 3. 

Relación entre pH del suelo y disponibilidad de nutrientes para la planta. Para cada elemento, entre mas ancha la banda, mas disponibilidad de elemento. Adaptado de Brady y Weil, 1999.


[Click thumbnail to enlarge.]

Cada cultivo tiene diferentes rangos de tolerancia a la acidez (Tabla 9). Cuando el pH del suelo sea menor al rango de tolerancia, es necesario incrementar el pH del suelo mediante el proceso denominado “encalado”. Durante este proceso los iones de H+ son neutralizados ya sea por OH- o HCO3-, los cuales están presentes en los materiales que contienen carbonato de calcio (Tabla 10). Para determinar la cantidad de cal que se necesita aplicar para aumentar el pH al rango óptimo de cultivo, es necesario realizar un análisis de pH buffer, el cual mide la concentración de H+ en la solución del suelo y los sitios intercambiables. Este análisis es diferente del pH del suelo ya que el pH mide únicamente la concentración de H+ en la solución del suelo.

Tanto los fertilizantes (Tabla 11), como el agua de riego (si esta proviene de acuíferos de piedra caliza), pueden incrementar o disminuir el pH del suelo respectivamente, por lo cual es necesario tomar en cuenta su efecto sobre el pH del suelo. Para maximizar la eficiencia de los sistemas de producción, el análisis de suelo y de agua de riego deben ser parte integral de cualquier programa de manejo de fertilización.

II. Prácticas para el manejo de nutrientes: Sincronizar liberación con requerimientos

El principio de un buen manejo de nutrientes y el uso de fertilizantes es asegurar una sincronización entre los requerimientos del cultivo y la liberación de nutrientes provenientes de fertilizantes o de materiales orgánicos; de tal manera que se reduzca el riesgo de transporte de nutrientes a aguas superficiales o subterráneas. La aplicación de fertilizante debe realizarse únicamente cuando el suelo o la materia orgánica sean insuficientes para suplir los requerimientos del cultivo. La aplicación de fertilizantes que exceda el requerimiento del cultivo o la aplicación no apropiada de fertilizante ocasionará una pérdida económica que puede incrementar el riesgo de contaminación de las aguas.

Práctica 1. ¿Cuánto aplicar?

Como se describió anteriormente en los principios, la cantidad de fertilizante a aplicar debe estar basada en el RNC y en el análisis de suelo. Después de tener esta información es importante saber calcular las cantidades que se necesitan aplicar basadas en las recomendaciones. Las Tablas 12 -14 son ejemplos de cómo calcular la cantidad de fertilizante granular, fertilizante líquido con separación de camas estándar y no estándar.

Práctica 2. ¿Cómo aplicar?

El método y tiempo de aplicación de fertilizante depende del sistema de siembra utilizado (con plástico o sin plástico), sistema de riego (inundación, aspersión o goteo), el cultivo y la conveniencia para el productor. Al momento de determinar que método de aplicación utilizar es importante considerar el uso eficiente de nutrientes desde la emergencia a madurez, ya que la aplicación de fertilizante no garantiza la disponibilidad de nutrientes.

Existen diversos métodos de aplicación (Figura 4), los cuales se describen a continuación:

Figura 4. 

Métodos de aplicación de fertilizante para vegetales: a) Voleo (Aplicación de fertilizante sobre toda la superficie del terreno), b) Voleo modificado (Aplicación de fertilizante únicamente sobre el área utilizada (cama) por el cultivo), c) En bandas (Aplicación de fertilizante en bandas delgadas a lo largo de la cama entre 2 a 3 pulgadas de profundidad), d) Fertigación (Aplicación de fertilizante a través del sistema de riego), y e) Foliar (Aplicación de nutrientes a las hojas de la planta, recomendadas únicamente para la aplicación de micronutrientes).


[Click thumbnail to enlarge.]

Voleo

Aplicación sobre toda la superficie del terreno (Figura 4a). Usualmente los fertilizantes que se aplican al voleo son incorporados en el suelo o se dejan sobre la superficie donde son transportados a la zona radicular mediante la infiltración de agua de lluvia o riego. La aplicación al voleo sobre todo el terreno, provee una apropiada distribución de los nutrientes. Este método de aplicación se recomienda para cultivos extensivos como maíz, frijol y sorgo.

Voleo modificado

La tasa de aplicación de fertilizante para voleo y voleo modificado es la misma con la excepción que la colocación en voleo modificado es únicamente en la cama (Figura 4b). Para cultivos hortícolas, el método de aplicación al voleo modificado es más eficiente ya que la aplicación se realiza únicamente en el área (cama) utilizada por el cultivo, de esta manera los surcos no son fertilizados.

En bandas

El método de aplicación en bandas consiste en aplicar el fertilizante en bandas delgadas a lo largo de la cama (Figura 4c). Cuando el fertilizante es aplicado en bandas, es ideal no colocarlo debajo de la semilla o transplante pues puede ocasionar daño por sales. Las bandas deben ser colocadas a los lados del transplante o semilla entre 2 a 3 pulgadas de profundidad. El número de bandas dependerá del cultivo y del número de hileras por cama.

Fertigación

Fertigación es la aplicación de nutrientes a través del sistema de riego (Figura 4d). La fertigación debe realizarse de una manera calendarizada. Las cantidades aplicadas deben ser determinadas por el crecimiento del cultivo y la demanda de nutrientes en cada etapa fisiológica del cultivo. La frecuencia depende en su mayoría del manejo del riego. Las aplicaciones pueden realizarse diaria o semanalmente. En suelos donde hay menor posibilidad de pérdidas por lixiviación, las aplicaciones pueden hacerse semanalmente.

Foliar

La fertilización foliar es la aplicación de nutrientes a las hojas de la planta (Figura 4e). Este método de aplicación de debe ser el último recurso para corregir una deficiencia. Las aplicaciones foliares son recomendadas únicamente para la aplicación de micronutrientes, siempre y cuando la deficiencia haya sido diagnosticada. En suelos alcalinos todos los micronutrientes pueden ser aplicados foliarmente.

Práctica 3. ¿Cuándo aplicar?

Figura 5. 

Dosis semanal de aplicación de N (lb/A/semana) durante el cultivo de tomate manzano.


[Click thumbnail to enlarge.]

Figura 6. 

Conversiones de superficie


[Click thumbnail to enlarge.]

Para sistemas de cultivo sin plástico, se recomienda que 20% a 50% del N y del K, y el 100% del fósforo (P) y los micronutrientes sean aplicados presiembra. Si se utiliza riego por inundación o aspersión, la aplicación de N y K no debe ser mayor de 25% utilizando el método de voleo modificado. El restante debe ser aplicado en bandas en dos o tres aplicaciones.

Cuando se utiliza plasticultura el tiempo de aplicación depende del tipo de riego (inundación o goteo). Cuando se utiliza riego por inundación se incorpora en la cama el 100% del P y los micronutrientes, y de 10% hasta 20% del N y K utilizando voleo modificado. El N y K restante debe ser aplicado en bandas delgadas en los bordes de la cama. Este método de aplicación requiere que el suelo permanezca húmedo para permitir la disolución del fertilizante y el movimiento de nutrientes hacia la zona radicular.

Para fertigación con riego por goteo, el 100% del P y los micronutrientes, y de 20% a 40% del N y K se aplican presiembra. En el caso de que se aplique N y K presiembra la fertigación se puede iniciar dos o tres semanas después de la siembra. Usualmente las cantidades aplicadas inician con 0.5 a 1.0 lb de N o K por acre por día. Luego incrementan de 2 a 2.5 lb por acre por día (Figura 5).

Referencias

Arnon, D.I. y P.R. Scout. 1939. The essentiality if certain elements in minute quantity for plantas with special reference to copper. Plant Physiology 14:371-375.

Barker, A.V. y D.J. Pilbeam. 2007. Handbook of Plant Nutrition. CRC Press, Boca Raton, FL.

Brady, N.C. y R.R. Weil, 1999. The Nature and Properties of Soils, 12th ed. Prentice-Hall Inc., Saddle River, NJ.

Hanlon, E.A. 2001. Procedures used by State Soil testing Laboratories in the Southern Region of the United States. Southern Cooperative Series Bulletin. SCSB # 190-C.

Havlin, J.L., J.D. Beaton, S.L. Tisdale y W.L. Nelson. 1999, Soil Fertility and Fertilizers: An Introduction to Nutrient Management, 6th ed. Prentice-Hall, Inc. Saddle River, NJ.

Hochmuth, G.J. y E.A. Hanlon. 2000. IFAS Standarized Fertilization Recommendations for Vegetable Crops. UF/IFAS, Fla. Coop. Ext. Serv., Circ. 1152/CV002. http://edis.ifas.ufl.edu/cv002

Jones, J.B. 1990. Universal Soil Extractants: Their composition and Use. Commun. in Soil Sci. Plant Anal., 21 (13-16), 1091-1101.

Maynard, D.N. y G.J. Hochmuth, 1997. Knotts Handbook for Vegetable Growers, 4th ed. John Wiley & Sons, Inc. New York, NY.

Marschner, H. 1995. Mineral Nutrition of Higher Plants, 2nd ed. Academic Press Limited, San Diego, CA.

Mills, H.A. y J.B. Jones. 1996. Plant Analysis Handbook II. Micromacro Publishing, Athens, GA.

Olson, S.M. y E. Simonne. 2007. Vegetable Production Handbook for Florida, 2006-2007. Vance Publishing, Lenexa, KS.

Tables

Tabla 1. 

Macronutrientes esenciales, sus funciones, síntomas de deficiencia, incidencia y cultivos susceptiblesz

Nutriente

Funciones en la planta

Síntomas de deficiencia

Incidencia típica

Cultivos susceptibles

Nitrógeno (N)

Elemento de rendimiento y crecimiento

Componente de proteínas, ácidos nucleicos, clorofila y algunas coenzimas. Promueve crecimiento rápido, ayuda a incrementar la tolerancia al stress y resistencia de enfermedades.

Es un elemento móvil en la planta por lo que los síntomas se desarrollan primero en las hojas más viejas. Si la deficiencia continúa las hojas inferiores mueren. Tallo delgado, erecto y endurecido. Hojas pequeñas, amarillentas; en algunos cultivos como el tomate, color rojizo en el envés de la hoja.

En suelos arenosos especialmente después de fuertes lluvias o exceso de riego. También en suelos orgánicos durante temporadas frías cuando la mineralización es baja.

Todos

Fósforo (P)

Elemento de energía y raíces.

Componente de los ácidos nucleicos, fosfolípidos, ATP (transferencia de energía) Estimula el crecimiento de la raíz, promueve el vigor en la planta, acelera la maduración, influye en la floración y formación de semillas.

Es un elemento móvil en la planta por lo que los síntomas se desarrollan primero en las hojas más viejas. Las hojas desarrollan un color púrpura; tallos delgados y cortos. Achaparamiento de plantas.

En suelos ácidos o altamente alcalinos. También puede ocurrir en suelos húmedos y fríos.

Todos

Potasio (K)

Elemento de calidad y química.

Turgidez de la célula, apertura y cierre de estomas, activador enzimático. Control indirecto de fotosíntesis, y acumulación y translocación de carbohidratos. Imparte vigor, ayuda a incrementar la resistencia a enfermedades, la calidad de la fruta.

Es un elemento móvil en la planta por lo que los síntomas se desarrollan primero en las hojas más viejas. Hojas viejas desarrollan áreas grises en los bordes y puntas de la hoja. Se reduce la floración, fructificación y desarrollo de la planta. Reduce la resistencia de la planta a enfermedades, a la sequía y el frío.

En suelos arenosos después de fuertes lluvias o sobreirrigación.

Todos

Calcio (Ca)

Elemento de la pared celular.

Componente cementante de las paredes celulares. Participa en la permeabilidad de la membrana y elongación celular. Ayuda en el crecimiento de vellos radiculares, mejora el vigor de la planta y da consistencia al tallo.

Es un elemento no móvil en la planta por lo que afecta puntos de crecimiento (raíz y brotes).

En suelos altamente ácidos o durante sequías, ya que Ca es absorbido por el flujo transpiracional.

Deficiencias especificas incluyen: Pudrición de la base del fruto en tomate, chile y sandia; “corazón podrido” en remolacha; y tallo hendido en apio.

Magnesio (Mg)

Elemento de fotosíntesis.

Activador de enzimas que participan en la fotosíntesis, respiración y síntesis de ADN y ARN.

Es un elemento móvil en la planta por lo que inicialmente las hojas viejas presentan un color amarillento entre las venas, seguido de amarillamiento de hojas jóvenes. Las hojas viejas terminan cayéndose.

En suelos altamente ácidos o suelos arenosos lixiviados.

Uno de las causas mas frecuentes de deficiencia es el exceso de potasio en el suelo.

Remolacha, papa, uvas, cítricos, frutos, cultivos de invernaderos.

Azufre (S)

Elemento del sabor.

Componente de algunos aminoácidos, compuestos de sabor. Fijación de nitrógeno en leguminosas y ayuda en la producción de semillas.

Es un elemento no móvil en la planta. Clorosis general de hojas jóvenes y reducción de crecimiento.

En suelos bastante arenosos, bajo contenido de materia orgánica, especialmente después del uso de fertilizantes que no contienen S y especialmente en áreas que reciben poco azufre atmosférico.

Maíz, soya, papa, cacao, cítricos, tabaco y cebolla, ajo y chive.

z Adaptado de Barker y Pilbeam, 2007; Marschner,1995; y Mills y Jones, 1996.

Tabla 2. 

Micronutrientes esenciales, sus funciones, síntomas de deficiencia, incidencia y cultivos susceptiblesz

Nutriente

Funciones en la planta

Síntomas de deficiencia

Incidencia típica

Cultivos susceptibles

Boro (B)

Síntesis de aminoácidos y proteínas. Desarrollo y crecimiento de nuevas células en el meristemo de la planta. Formación de nódulos en leguminosas.

Es un elemento no móvil en la planta. Muerte de brotes en crecimiento, hojas distorsionadas y alteración de frutos.

En suelos con pH > 6.8 o en suelos arenosos, suelos lixiviados o en cultivos con alta demanda de boro como las coles.

Alfalfa, manzana, brócoli, coliflor, zanahoria, apio, café, uvas, maní, remolacha, girasol y nabo.

Molibdeno (Mo)

Componente de enzimas (nitrato reductasa y nitrogenasa) que participan en el metabolismo de nitrógeno.

Es un elemento móvil en la planta. Hojas delgadas, deformes (enrolladas) y pálidas con clorosis en las venas de las hojas viejas.

En suelos muy ácidos, pero muy raro.

Alfalfa, frijol, brócoli, coliflor, lechuga, chícharos, soya y espinaca

Cobre (Cu)y

Asociado con enzimas que participan en reacciones de reducción y oxidación (transferencia de electrones)

Es un elemento no móvil en la planta. Clorosis en hojas jóvenes. Achaparramiento.

Suelos orgánicos y en ocasiones en suelos jóvenes.

Alfalfa, cebada, zanahoria, cítricos, lechuga, avena, cebolla, arroz, espinaca, remolacha, tabaco y trigo.

Hierro (Fe)

Asociado con enzimas que participan en reacciones de reducción y oxidación (transferencia de electrones) en los procesos de respiración y fotosíntesis.

Es un elemento no móvil en la planta. Color distintivo, amarillo o blanco, entre las venas de las hojas jóvenes.

En suelos con pH > 6.8

Cítricos, frijol, maní, menta, ornamentales, sorgo, soya, frutales y hortalizas.

Zinc (Zn)y

Componente necesario para la producción de clorofila y fotosíntesis. Involucrado en la síntesis de acido indol acético.

Es un elemento móvil en la planta por lo que los síntomas se desarrollan primero en las hojas más viejas. Manchas rojizas pequeñas en las hojas cotiledóneas en frijol; “yema blanca” en maíz.

En suelos húmedos y fríos o con exceso de fósforo.

Manzano, frijol, cítricos, café, maíz, melocotón, pera, arroz, sorgo y soya.

Manganeso (Mn)y

Producción de oxigeno, proveniente del agua, en el proceso de fotosíntesis. Acelera la germinación y madurez del cultivo.

Es un elemento no móvil en la planta. Manchas amarillas (moteadas) entre las venas de las hojas más jóvenes.

En suelos con pH > 6.4

Manzano, cebada, frijol, uvas, lechuga, avena, guisante, melocotón, papa, rábano, soya, sorgo, espinaca, fresa, remolacha y trigo.

Cloro (Cl)y

Necesario para la “partición” de la molécula de agua, para generar oxigeno, para el proceso de fotosíntesis.

Deficiencias son raras.

Usualmente solo en condiciones de laboratorio.

 

z Adaptado de Barker y Pilbeam, 2007; Marschner,1995; y Mills y Jones, 1996.

y Normalmente suplidos por otros fertilizantes (Cl) o fungicidas (Cu, Mn, Zn).

Tabla 3. 

Recomendaciones de fertilizante basados en resultados de análisis de suelo en suelos minerales de Florida.z,y

Cultivo

pH meta

Espacio entre camasx (ft)t

No. de hileras por cama

Nw

P2O5

 

K2O

BBv

B

M

A

BA

 

BB

B

M

A

BA

       

Lb/A por temporada del cultivou,t

Apio

6.5

4

2

200

200

150

100

0t

0

 

250

150

100

0

0

Ayote

6.5

6

2

150

120

100

80

0s

0

 

120

100

80

0

0

Berenjena

6.5

6

1

200

160

130

100

0

0

 

160

130

100

0

0

Brócoli/Coliflor

6.5

6

2

175

150

120

100

0

0

 

150

120

100

0

0

Calabaza

6.5

8

1

150

120

100

80

0

0

 

120

100

80

0

0

Cebolla

6.5

6

4

150

150

120

100

0

0

 

150

120

100

0

0

Cebollina

6.5

6

4

120

120

100

100

0

0

 

120

100

100

0

0

Chile

6.5

6

2

200

150

120

100

0

0

 

200

150

100

0

0

Espinaca

6.5

6

4-6

90

120

100

80

0

0

 

120

100

80

0

0

Fresa

6.5

4

2

150

150

120

100

0

0

 

150

100

80

0

0

Lechuga de cabeza

6.5

4

2

200

150

120

100

0

0

 

150

120

100

0

0

Lechuga de hoja

6.5

4

2

150

150

120

100

0

0

 

150

120

100

0

0

Lechuga Escarola/Romana

6.5

4

2-3

200

150

120

100

0

0

 

150

120

100

0

0

Okra

6.5

6

2

120

150

120

100

0

0

 

150

120

100

0

0

Pepino

6.5

6

2

150

120

100

80

0

0

 

120

100

80

0

0

Perejil

6.5

6

4-6

120

150

120

100

0

0

 

150

120

100

0

0

Rábano

6.5

6

4-6

90

120

100

80

0

0

 

120

100

80

0

0

Repollo

6.5

6

2

175

150

120

100

0

0

 

150

120

100

0

0

Sandia

6.0

8

1

150

150

120

100

0

0

 

150

120

100

0

0

Tomate

6.5

6

1

200

150

120

100

0

0

 

225

150

100

0

0

Zanahoria

6.5

4

2-3

175

150

120

100

0

0

 

150

120

100

0

0

z Estas tasas son recomendadas únicamente para Florida en suelos arenosos y ácidos (pH < 7.3) basado en extracción con Mehlich 1.

y Adaptado de Olson y Simonne, 2007 y Hochmuth y Hanlon, 2000.

x Espacio del centro de una cama al centro de otra cama.

w Las recomendaciones de N para los suelos arenosos de Florida no están basados en los resultados de extracción de Mehlich 1.

v BB = bastante bajo, B = bajo, M = medio, A = alto, BA = bastante alto.

u A es el área en pies lineales de la cama (PLC); PLC = Área de un acre (43,560 pies cuadrados) / Distancia entre camas.

t Para convertir lb/A a Kg/ha se multiplica por 1.12.; 1 ft = 1pie' = 30.5 cm

s Transplantes y semillas pueden beneficiarse con la aplicación de una solución arrancadora a una dosis no mayor a 10 a 15 lb/acre de N y P, aplicado cerca del transplante o semilla.

Tabla 4. 

Recomendaciones de fertilizante basados en resultados de análisis de suelo en suelos minerales de Florida.z,y

Cultivo

pH meta

Espacio entre hileras (inch)u

Nx

P2O5

 

K2O

BBw

B

M

A

BA

 

BB

B

M

A

BA

     

Lb/A por temporada del cultivov,u

Camote

6.5

36-42”

60

120

100

80

0

0

 

120

100

80

0

0

Habichuela

6.5

18-36”

100

120

100

80

0

0

 

120

100

80

0

0

Maíz dulce

6.5

28-32”

200

150

120

100

0

0

 

150

120

100

0

0

Papa

6

40-42”

200

120

120

60

0

0

 

150

150

150

150

150

Remolacha

6.5

12-30”

120

120

100

80

0

0

 

120

100

80

0

0

z Estas tasas son recomendadas únicamente para Florida en suelos arenosos y ácidos (pH < 7.3) basado en extracción con Mehlich 1.

y Adaptado de Olson y Simonne, 2007.

x Las recomendaciones de N para los suelos arenosos de Florida no están basados en los resultados de extracción de Mehlich 1.

w BB = bastante bajo, B = bajo, M = medio, A = alto, BA = bastante alto.

v A es el área en pies lineales de hilera (PLH); PLC = Área de un acre (43,560 pies cuadrados) / Distancia entre hileras. Las recomendaciones son las mismas independientemente de la distancia entre hileras que se utilice.

u Para convertir lb/A a Kg/ha se multiplica por 1.12.; 1 inch = 2.54 cm

t Transplantes y semillas pueden beneficiarse con la aplicación de una solución arrancadora a una dosis no mayor a 10 a 15 lb/acre de N y P, aplicado cerca del transplante o semilla.

Tabla 5. 

Interpretaciones de Mehlich 1 para la producción de hortalizas en Florida.

Elemento

Bastante Bajo

Bajo

Medio

Alto

Bastante Alto

 

Partes por millón

P

<10

10 - 15

16 - 30

31 - 60

>60

K

<20

20 - 35

36 - 60

61 - 125

>125

Mgz

<10

10 - 20

21 - 40

41 - 60

>60

Cay

<100

100 - 200

201 - 300

301 - 400

>400

z Cuando el resultado es medio o bajo se puede necesitar hasta 40 lb/acre.

y Niveles adecuados de Ca cuando > 300 ppm

Tabla 6. 

Métodos selectos de extracción utilizados en diferentes tipos de suelosz

Método de extracción

Elementos

Suelo

pH

Mehlich 1

P, K, Ca, Mg, Cu, Mn y Zn

Acidos de textura arenosa con capacidad de intercambio catiónico de 10cmol/100g.

<6.5

Mehlich 3

P, K, Ca, Mg, Na y micronutrientes

Ácidos a levemente alcalinos, textura fina

<6.0 a 7.2

Olsen

P

Levemente ácidos a alcalinos

6.0 a >7.2

Bray 1

P

Levemente ácidos a levemente alcalinos

6.0 a 7.2

Lancaster

P, K, Ca, Mg

Neutro a alcalino, textura fina

>7.0

AB-DDTA

P

Alcalinos, calcáreos

>7.4

AB-ETPA

P, K, Na, Fe, Mn, Zn, As, Cd, NO3

Alcalinos, no calcáreos

>7.5

Morgan

P, K, Ca, Mg, Cu, Fe, Mn, Zn, NO3, NH4, SO4, Al, As, Hg, Pb

Ácidos y medios artificiales con baja capacidad de intercambio catiónico <20 meq/100g.

 

Morgan-Wolf

P, K, Ca, Mg, Cu, Fe, Mn, Zn, NO3, NH4

Ácidos a neutrales y orgánicos

 

z Adaptado de Jones, 1990 y Hanlon, 2001.

Tabla 7. 

Niveles de manejo de nutrientes y riego, y prácticas correspondientes para la producción de hortalizasz.

Nivel de manejo

Manejo de nutrientesz

Manejo de irrigacióny

0-Ninguno

Adivinando el requerimiento de fertilizante.

Adivinando las tasas de riego.

1-Bastante bajo

Análisis de suelo pero todavía adivinando

Utilizando métodos empíricos, “ver y tocar”.

2-Bajo

Análisis de suelo e implementación de “una” recomendación.

Utilizando irrigación sistemática. Por ejemplo: 2 h al día desde el transplante a la cosecha.

3-Intermedio

Análisis de suelo e implementación adecuada de las recomendaciones.

Uso de herramientas de medición de humedad para determinar aplicación de riego.

4-Avanzado

Análisis de suelo, implementación adecuada de las recomendaciones y monitoreo del estatus nutricional del cultivo

Uso de herramientas para medir la humedad para calendarización de riego y la aplicación de cantidades basados en presupuesto de agua.

5-Recomendado

Análisis de suelo, implementación adecuada de las recomendaciones, monitoreo del estatus nutricional del cultivo y manejo de nutrientes.

Uso conjunto de estimación de uso de agua en las diferentes etapas de cultivo, herramientas para la medición de humedad del suelo y guías para la repartición del riego.

z Para mayor eficiencia, la fertilización e irrigación deben estar al mismo nivel.

y No todos los sistemas de irrigación son apropiados para niveles de manejo altos de fertilización e irrigación.

Tabla 8. 

Resumen de guías para calendarizar el riego.

Componente de calendarización de riego

Tipo de sistema de irrigaciónz

Inundacióny

Goteox

Aspersión

1. Tasa de aplicación de agua deseada.

Mantener la tabla de agua entre 18 a 24”.

Datos históricos de clima o evapotranspiración del cultivo (ETc).

Datos históricos de clima o evapotranspiración del cultivo (ETc).

2. Afinación de la aplicación utilizando mediciones de humedad

Monitoreo de la profundidad de la tabla de agua mediante pozos de observación.

Mantener la tensión del agua del suelo en la zona radicular entre 8 a 15cbar para suelos arenosos y entre 8 a 25cbar en suelos francos.

Mantener la tensión del agua del suelo en la zona radicular entre 8 a 15cbar para suelos arenosos y entre 8 a 25cbar en suelos francos.

Determinar la contribución de la lluvia

En suelos arenosos, usualmente, 1” de lluvia incrementa la tabla de agua 1'.

Poco movimiento lateral de agua en suelos arenosos y rocosos limita la contribución de la lluvia a las necesidades de agua del cultivo a (1) absorción foliar y enfriamiento del follaje; y (2) agua filtrada por el hoyo en el plástico.

En terrenos planos donde no hay erosión, la eficiencia de la lluvia es 100%

4. Regla para fragmentación de riego

No aplicable. Sin embargo, se puede desarrollar un cálculo de agua.

En riegos mayores a 12 y 50 gal/100ft (o 30 min y 2 horas para tasa de flujo medio) cuando las plantas están pequeñas y completamente desarrolladas, respectivamente, es probable que el frente de agua este bajo la zona radicular.

La cantidad de agua aplicada debe permanecer en la zona radicular.

¾” cada 4 días en suelos arenosos o 1 ½” a la semana en suelos de textura fina, basado en el promedio de ETo.

5. Mantener registros.

Cantidad de riego aplicado y lluvia total recibida.

Días de operación del sistema.

Cantidad de riego aplicado y lluvia total recibida.

Calendario de riego diario.

Cantidad de riego aplicado y lluvia total recibida.

Calendario de riego diario.

z Un calendario de irrigación eficiente también requiere un diseño apropiado y mantenimiento del sistema.

y Valido únicamente cuando existe una capa impermeable en el terreno.

x En suelos arenosos y profundos

Tabla 9. 

Guía general de tolerancia de cultivos a la acidez mineral del suelo.z

Poco tolerante (pH 6.8 a 6.0)

Moderadamente tolerante (pH 6.8 a 5.5)

Bastante tolerante (pH 6.8 a 5.0)

Remolacha (Beta vulgaris)

Brócoli (Brassica oleracea var. italica)

Repollo (Brassica oleracea var. capitata)

Coliflor (Brassica oleracea var. botrytis)

Apio (Apium graveolens)

Lechuga (Lactuca sativa)

Okra (Abelmoschus esculentus)

Cebolla (Allium cepa)

Espinaca (Spinacea oleracea)

Puerro (Allium ampeloprasum)

Frijol (Phaseolus vulgaris)

Habichuela (Phaseoulus vulgaris)

Zanahoria (Daucus carota)

Maíz (Zea mays)

Pepino (Cucumis sativus)

Berenjena (Solanum melongena)

Mostaza (Brassica juncea)

Chile (Capsicum annum)

Rábano (Raphanus sativus)

Tomate (Lycopersicon esculentum)

Calabaza (Cucúrbita maxima)

Ayote (Cucúrbita pepo)

Papa (Solanum tuberosum)

Camote (Ipomea batata)

Sandia (Citrullus lanatus)

z Adaptado de Maynard y Hochmuth, 1997.

Tabla 10. 

Materiales para encaladoz

Material

Formula

Cantidad necesaria equivalente a 1 tonelada de Carbonato de Calcioz

Valor neutralizadory

(%)

Cal Agrícola o

Carbonato de calcio

CaCO3

2,000 lbx

910 kg

100

Cal dolomítica

CaCO3, Mg CO3

1,850 lb

840 kg

109

Cal oxidada

CaO

1,100 lb

500 kg

179

Cal hidratada

Ca(OH)2

1,500 lb

682 kg

136

Silicato de calcio

CaSiO3

2,350 lb

1068 kg

86

Carbonato de magnesio

MgCO3

1,680 lb

764 kg

119

z Adaptado de Olson y Simonne, 2007.

y 1 tonelada = 2000 lb = 910 kg

x Entre mas alto el valor neutralizador, mayor la cantidad de acidez que es neutralizada por unidad de peso de material.

w Calculado: (2000 x 100)/ valor neutralizador (%).

Tabla 11. 

Efecto de algunos fertilizantes sobre el pH del sueloz.

Fertilizante

Formula

Equivalente aproximado de carbonato de calcio (lb)y

Equivalente aproximado de carbonato de calcio (kg)y

Nitrato de amonio

NH4NO3

-1200

-546

Sulfato de amonio

(NH4)2SO4

-2200

-1000

Fosfato di-amónico

(NH4)2HPO4

-1250 a -1550

-568 a -705

Cloruro de potasio

KCl

0

0

Nitrato sódico potásico

KNO3

+550

+250

Superfosfato simple

 

0

0

Nitrato de potasio

KCl

+520

+236

Sulfato de potasio

K2SO4

0

0

Sulfato de potasio y magnesio

 

0

0

Triple superfosfato

 

0

0

Urea

O=C-(NH2)2

-1700

-773

z Adaptado de Olson y Simonne, 2007.

y El signo negativo indica el número de libras o kilogramos de carbonato de calcio necesario para neutralizar la acidez producida cuando se aplica una tonelada de fertilizante al suelo.

Tabla 12. 

Como calcular la cantidad de fertilizante granular que se necesita aplicar al principo del cultivo.

Situación: Un productor planea sembrar un acre de tomate. Basado en el análisis de suelo se recomienda aplicar presiembra 50 lb/acre de N, 100 lb/acre de P2O5z, 50 lb/acre de K2Oz; utilizando urea (46-0-0), fosfato di-amonio (18-46-0) y cloruro de potasio (0-0-60). Que cantidad de cada fertilizante se necesita aplicar?

Necesidades

Fertilizantes

50 lb de N

46-0-0

100 lb de P2O5

18-46-0

50 lb de K2O

0-0-60

Para satisfacer la necesidad de P con 18-46-0:

100/0.46 = 218 lb de 18-46-0

218 x 0.18 = 39 lb de N en 218 lb de 18-46-0

Para satisfacer la necesidad de N con 46-0-0:

50 lb – 39 lb (lb de N en 218 lb de 18-46-0) = 11 lb de N

11/0.46 = 24 lb de Urea

Para satisfacer la necesidad de K con 0-0-60:

50/0.60 = 84 lb de 0-0-60

z Las recomendaciones del análisis de suelo son expresadas en lb/A de P2O5 y K2O.

Tabla 13. 

Como calcular la cantidad de fertilizante líquido que se necesita aplicar con espacio entre camas estándar

Situación: Cultivo de tomate de 3 semanas. Basado en las recomendaciones el productor necesita aplicar 2 lb/A/díaz de N y K2Oy utilizando fertilizante líquido 8-0-8. Cuantos galones de fertilizante se necesitan aplicar por A/día?

 

Necesidades

 

Fertilizante

 

2 lb de N

 

8-0-8

 

2 lb de K2O

   

En un galón de 8-0-8 hay 0.8 lb de Nx y 0.8 lb de K2O

Para satisfacer la necesidad de N y K con 8-0-8:

2/0.8 = 2.5 gal de 8-0-8

z A = PLC = 43,560/distancia entre camas

y Las recomendaciones del análisis de suelo son expresadas en lb/A de K2O.

x 1 galón 10 lb 8 lb de N en 100 lb o 8 lb de N en 10 gal

Tabla 14. 

Como calcular la cantidad de fertilizante líquido que se necesita aplicar con espacio entre camas no estándar

Situación: Después de cosechar el tomate, el productor piensa utilizar las mismas camas para sembrar sandia. La distancia estándar entre camas de tomate es 6 pies mientras que para sandia es 8 pies. Por lo tanto:

1 A tomate = 43560/6 = 7260 PLC (PLC = Pies Linea Pes de la Cama)

1 A sandia = 43560/8 = 5445 PLC

Es decir, 7260 – 5445 = 1815 PLC = 1/3 de A a 8 pies entre cama.

En otras palabras, 1 A de tomate es equivalente a 1.33 A de sandia.

Basado en las recomendaciones el productor necesita aplicar 2.5 lb/A/día de N y K20z utilizando fertilizante líquido 8-0-8. Cuantos galones de fertilizante se necesitan aplicar por A/día?

Necesidades

Fertilizante

2 lb de N

8-0-8

2 lb de K2O

 

En un galón de 8-0-8 hay 0.8 lb de Ny y 0.8 lb de K2O

Para satisfacer la necesidad de N y K con 8-0-8:

2.5/0.8 = 3.2 gal de 8-0-8 para aplicar 5445 PLC

Como en este caso, el productor no esta utilizando el PLC estándar para sandia, entonces:

3.2 x 1.33 = 4.3 gal de 8-0-8 para un acre de sandia sembrada en camas de tomate.

z Las recomendaciones del análisis de suelo son expresadas en lb/A de K2O.

y 1 galón = 10 lbs; hay 8 lb de N en 100 lb de fertilizante liquido o 8 lb de N en 10 gal de fertilizante liquido.

Footnotes

1.

Este documento, HS1102, es uno de una serie de publicaciones del Departamento de Horticultural Sciences, Servicio de Extensión Cooperativa de la Florida, Instituto de Alimentos y Ciencias Agrícolas, Universidad de la Florida. (UF/IFAS). Fecha de primera publicación: julio de 2007. Revisado agosto de 2013. Visite nuestro sitio web EDIS en <http://edis.ifas.ufl.edu>.

2.

Alejandra Sierra, graduate student; Eric Simonne, associate professor; Danielle Treadwell, assistant professor, Horticultural Sciences Department, UF/IFAS Extension, Gainesville, 32611.

El uso de nombres comerciales citados en esta publicación es sólo con el propósito de brindar información específica. El Instituto (UF/IFAS) no garantiza los productos nombrados, y las referencias a ellos en esta publicación no significa nuestra aprobación a la exclusión de otros productos de composición comparable. Todos productos químicos deben ser usados de acuerdo con las instrucciones en la etiqueta del fabricante. No use este producto sin que la etiqueta no haya sido explicada/traducida ampliamente. Use pesticidas con cuidado. Lea y siga las instrucciones en la etiqueta del fabricante. 1 Las recomendaciones de aplicación de fertilizante incluidas en esta publicación son para propósitos demostrativos y pueden ser recomendados únicamente para el Estado de Florida y bajo las circunstancias indicadas para su uso.


The Institute of Food and Agricultural Sciences (IFAS) is an Equal Opportunity Institution authorized to provide research, educational information and other services only to individuals and institutions that function with non-discrimination with respect to race, creed, color, religion, age, disability, sex, sexual orientation, marital status, national origin, political opinions or affiliations. For more information on obtaining other UF/IFAS Extension publications, contact your county's UF/IFAS Extension office.

U.S. Department of Agriculture, UF/IFAS Extension Service, University of Florida, IFAS, Florida A & M University Cooperative Extension Program, and Boards of County Commissioners Cooperating. Nick T. Place, dean for UF/IFAS Extension.