University of FloridaSolutions for Your Life

Download PDF
Publication #FSHN10-01s

Los hechos acerca de la fructosa1

Wendy J. Dahl, Lauren Foster y Russel J. Owen2

¿Qué es la fructosa?

La fructosa es un azúcar simple que se encuentra en muchas comidas. Azúcar común de mesa está hecha por cantidades iguales de fructosa y glucosa. Del mismo modo, alta fructosa jarabe de maíz (JMAF), comúnmente es utilizado para endulzar los alimentos. Alta frustosa jarabe de maíz contiene una mezcla de fructosa y glucosa.La fructosa es más dulce que la glucosa y por esta razón, ha sido usada en muchos alimentos endulzados (1).

¿Qué alimentos contienen fructosa?

La fructosa se encuentra naturalmente tanto en la miel como muchas frutas y vegetales en pequeñas cantidades. Sin embargo, estos alimentos también contienen otros azúcares, tales como glucosa En la tabla 1 está una lista de algunos alimentos que contienen fructosa naturalmente (2).

La fructosa, en la forma de jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF, o HFCS en Inglés), es añadida a muchos alimentos procesados tales como bebidas carbonadas, comidas al horno, frutas enlatadas y jaleas.

Figura 1. 

El consumo de origen natural forma de fructosa, tales como frutas y verduras, al tiempo que limita el consumo de bebidas endulzadas con azúcar, es un paso hacia la salud.


Credit:

Dayna Bateman. CC BY-NC-SA 2.0. http://flic.kr/p/nQunj


[Click thumbnail to enlarge.]

La fructosa, en forma de AFJM, se añade a muchos alimentos procesados, como las bebidas carbonatadas, productos horneados, frutas en conserva, y jaleas. Otros edulcorantes que contienen fructosa son el azúcar blanco, azúcar moreno, jarabe de maíz, jarabe crudo, y la melaza.

¿Cuánta fructosa es recomendada?

No hay especificaciones recomendadas para el consumo de la fructosa. El USDA recomienda limitar el consumo de alimentos que contienen azúcar, incluyendo la fructosa añadida (USDA 2011). Las pautas del USDA no distinguen entre la sacarosa (azúcar de mesa) y el JMAF como fuentes de azúcares añadidos. Los azúcares agregados aportan alrededor del 16% del total de energía (calorías) en dietas americanas. Las principales fuentes alimenticias de azúcares agregados son refrescos, bebidas energéticas, bebidas deportivas, postres a base de cereales (por ejemplo, donas), bebidas de frutas endulzadas con azúcar, postres a base de lácteos (por ejemplo, helado), y dulces.El consumo de JMAF y otros azucares refinados deben ser limitados ya que estos contienen “calorías vacías”, es decir; calorías que no contienen valor nutricional. Estas calorías generalmente no proveen vitaminas, minerales o proteína que ayuden a mantener una dieta balanceada (3).

¿Como esta hecho el JMAF?

JMAF se ha vuelto muy popular con las compañías de alimentos debido a su estabilidad, fácil uso y dulzura. JMAF se produce moliendo el maíz húmedo, así separando el almidón de la proteína, el aceite y la fibra. Después el almidón pasa por un proceso severo para producir el JMAF (4), el cual contiene ya sea 55% o 42% de fructosa, y el resto mayormente de glucosa y un bajo porcentaje de otros azucares (5).

¿Es seguro consumir la fructosa?

Existe un debate sobre la seguridad del alto consumo de la frutosa y el JMAF. Algunos estudios recientes sugieren que las dietas con alta fructosa pueden incrementar los factores de riesgo para enfermedades del corazón y la diabetes tipo 2 (6). El alto consumo de la fructosa también puede afectar el apetito (7).

¿Deberíamos evitar el consumo de JMAF?

La demanda por los alimentos endulzados de bajo precio ha aumentado el consumo de JMAF en los Estados Unidos y el extranjero. Sin embargo, en los últimos años el uso de JMAF en los EE.UU. ha disminuido (USDA, 2013). Cada persona consume un promedio de más de 50 libras de JMAF por año (2012b USDA), y dos tercios de este consumo de son bebidas azucaradas (Bray, Samara, y Popkin 2004). La abundancia de JMAF en el suministro de alimentos hace que sea difícil elegir alimentos que no contienen JMAF. Evitar probable es que no es necesario para la buena salud. La elección de alimentos de origen natural con fructosa, como frutas y verduras, al tiempo que limita las bebidas azucaradas y alimentos, es un paso hacia la buena salud.

Referencias

  1. Lê, K.A., and L. Tappy. 2006. Metabolic effects of fructose. Curr Opin Clin Nutr Metab Care. 9:469–75.

  2. U.S. Department of Agriculture, Agricultural Research Service. 2009. USDA National Nutrient Database for Standard Reference, Release 22. Nutrient Data Laboratory Home Page, http://www.ars.usda.gov/main/site_main.htm?modecode=12-35-45-00.

  3. U.S. Department of Health and Human Services and U.S. Department of Agriculture. Dietary Guidelines for Americans, 2005, 6th Edition. Washington, DC: U.S. Government Printing Office, January 2005.

  4. Ramírez, E.C., D.B. Johnston, A.J. McAloon, and V. Singh. 2009. Enzymatic corn wet milling: engineering process and cost model. Biotechnol Biofuels. 21:2.

  5. Hanover, L.M., and J.S. White. 1993. Manufacturing, composition, and applications of fructose. Am J Clin Nutr. 58:724S-732S.

  6. Stanhope, K.L., J.M. Schwarz, N.L. Keim, S.C. Griffen, et al. 2009. Consuming fructose sweetened, not glucose-sweetened, beverages increases visceral adiposity and lipids and decreases insulin sensitivity in overweight/obese humans. J Clin Invest. 119:1322–34.

  7. Havel, P.J. 2002. Control of energy homeostasis and insulin action by adipocyte hormones: leptin, acylation stimulating protein, and adiponectin. Current Opinion in Lipidology. 13:51–59.

  8. Bantle, J.P. 2009. Dietary fructose and metabolic syndrome and diabetes. Journal Nutr. 139:1263S–1268S

  9. USDA Food Availability Spreadsheets. HFCS: Supply and disappearance. Retrieved from http://www.ers.usda.gov/data/foodconsumption.

  10. Bray, G.A., J.N. Samara, and B.M. Popkin. 2004. Consumption of high-fructose corn syrup in beverages may play a role in the epidemic of obesity. Am J Clin Nutr. 79:537–543.

Tables

Tabla 1. 

Contenido de fructosa en los alimentos.

Comida

Fructosa (g/porción)

Miel (1 Cda)

9

Manzana, cruda (tamaño mediano)

11

Uvas (10 uvas)

4

Sandia (1 taza)

5

Arándano (1 taza)

7

Fresas, a la mitad (1 taza)

4

Tomate, crudo (tamaño mediano)

2

Banano (tamaño mediano)

6

Pepino (mediano)

3

Pasas (1/4 taza empacada)

12

Peracruda (mediano)

11

g = gramo, Cda = Cucharada

Footnotes

1.

Este documento, FSHN10-01s, es uno de una serie de publicaciones del Food Science and Human Nutrition, Servicio de Extensión Cooperativa de la Florida, Instituto de Alimentos y Ciencias Agrícolas, Universidad de la Florida. (UF/IFAS). Fecha de primera publicación: January 2012. Repasado April 2015. Visite nuestro sitio web EDIS en <http://edis.ifas.ufl.edu>.

2.

Wendy J. Dahl, PhD, profesora asociada; Lauren Foster, estudiante de pregrado, el Departamento de Ciencias de la Alimentación y Nutrición Humana, Instituto de Alimentos y Ciencias Agrícolas, Universidad de Florida, Gainesville, 32611, y, Russel J. Owen, estudiante de posgrado, la Universidad de Washington, Seattle, WA.


The Institute of Food and Agricultural Sciences (IFAS) is an Equal Opportunity Institution authorized to provide research, educational information and other services only to individuals and institutions that function with non-discrimination with respect to race, creed, color, religion, age, disability, sex, sexual orientation, marital status, national origin, political opinions or affiliations. For more information on obtaining other UF/IFAS Extension publications, contact your county's UF/IFAS Extension office.

U.S. Department of Agriculture, UF/IFAS Extension Service, University of Florida, IFAS, Florida A & M University Cooperative Extension Program, and Boards of County Commissioners Cooperating. Nick T. Place, dean for UF/IFAS Extension.