University of FloridaSolutions for Your Life

Download PDF
Publication #HS1183

Uso de Biosolidos en Produccion de Hortalizas1

Mónica Ozores-Hampton2

Resumen: Aplicación al suelo y a rellenos sanitarios son los destinos más comunes para los biosólidos en los Estados Unidos. Cuando los biosólidos son tratados y manejados apropiadamente de acuerdo a las regulaciones y estándares estatales y federales existentes, los biosólidos son seguros para el medio ambiente y la salud humana. La aplicación de biosólidos en la producción de hortalizas, como enmiendas orgánicas en los suelos, puede incrementar el crecimiento de la planta y producir rendimientos comparables con cantidades menores de nutrientes inorgánicos en comparación con fertilizantes comerciales sintéticos. No existe una determinada dosis de aplicación de biosólidos a un cultivo que sea capaz de producir los mismos rendimientos de un fertilizante comercial sintético. Sin embargo, los biosólidos pueden ser usados en conjunto con fertilizantes disminuyendo así la dosis de applicación requerida. Los mayores obstáculos para la aprobación de los biosólidos, están relacionados a problemas de contaminación del agua, olores fétidos y enfermedades humanas. Además, los metales pesados originados de estos, generan una percepción negativa del público. Para asegurar la utilización de los biosólidos en sistemas de producción hortalizas, la dosis agronómica (requerimiento de nutrientes del cultivo) debería ser calculada antes de la aplicación para un cultivo específico.

Introducción

Cada persona en los Estados Unidos produce cerca de 30–50 lb (13.6–22.7 Kg) secas de biosolidos (previamente conocido como aguas residuales tratadas) anuales (Platt et al. 2014). Con una población de 316 millones de habitantes en los Estados Unidos en 2013, esto se traduce de 5 a 8 millones de toneladas (4.5–7.3 millones de t) secas anuales. Actualmente, cerca del 74% de la producción anual de biosólidos es usada beneficiosamente en agricultura, bosques, enmiendas de suelos o son almacenados para dichos propósitos (NEBRA 2007). Según USEPA (1999), el uso benéfico de biosólidos puede incrementarse debido a los beneficios de su reciclaje, costo competitivo, y con educación producirá una percepción positiva en el público (USEPA 1999). Los biosólidos pueden ser usados en viveros, jardines, productores de mezclas de suelo, parques, producción de hortalizas, frutas, y plantas ornamentales.

Los biosólidos, conocidos también como aguas residuales tratadas, son un subproducto de aguas de desecho y estiércol humano especialmente tratado, estabilizado y desinfectado que se originan de aguas residuales de áreas urbanas o industriales y de escorrentía de aguas de lluvia. Las regulaciones para el pre-tratamiento de biosólidos requieren que las plantas industriales transformen o remuevan cualquier tipo de contaminante derivado de aguas residuales (plásticos, trapos, rocas, etc.) antes que sean descargadas a la planta de tratamiento municipal. Las materias primas (aguas residuales) de etapas previas deben ser procesadas para producir biosólidos (Figura 1). Los objetivos del tratamiento son destruir organismos causantes de enfermedades, tales como bacterias, virus y reducir los olores fétidos. Los procesos más comunes para reducir patógenos incluyen (USEPA 1994; 1995).

Figure 1. 

Pilas de biosólidos crudos antes del proceso de compostaje.


Credit:

Monica Ozores-Hampton


[Click thumbnail to enlarge.]

Digestión Anaeróbica

Aproximadamente 30% de la producción de biosólidos de Estados Unidos es tratada por medio del uso de la digestión anaeróbica, la cual involucra el uso de un contenedor cerrado, libre de oxigeno (digestor) y bacterias anaeróbicas. Las bacterias fermentan el desperdicio en el digestor, produciendo biogás rico en metano, fibra y aguas residuales ricas en nutrientes las cuales pueden ser usadas como un fertilizante líquido (NEBRA 2007).

Digestión Aeróbica

Cerca del 2% de la producción de biosólidos de Estados Unidos es tratada por medio del uso de la digestión aeróbica (NEBRA 2007), la cual es similar a la digestión anaeróbica pero en un ambiente rico en oxígeno como un tanque o una laguna. El tanque o laguna puede ser aireado naturalmente o mecánicamente.

Compostaje

Basado en el último análisis de producción de biosólidos en el 2010, el 7.8% de biosólidos producidos en Estados Unidos son compostados (Beecher y Goldstein 2010). Este es un proceso de descomposición biológico en el cual microorganismos convierten materias primas orgánicas en materiales relativamente estables como el humus. Durante la descomposición, los microorganismos asimilan sustancias orgánicas complejas y liberan nutrientes inorgánicos (Metting 1993). Este proceso de descomposición puede ocurrir únicamente con biosólidos o asociándolos con desechos de poda, rastrojos de cosechas, desecho sólido municipal, desecho de madera, desechos alimenticios u otro material de desecho rico en carbono (C). El proceso se puede realizar usando un sistema in-vessel (dependiendo de una variedad de técnicas de aireación forzada y de volteo mecánico para acelerar el proceso), pilas estáticas (una sopladora suministra oxígeno a los materiales en el proceso de compostaje y en donde los materiales no se voltean o agitan una vez que la pila está formada), o métodos de compostaje en pilas o windrows (consisten en colocar una mezcla de materias primas en pilas largas y angostas las cuales son agitadas o volteadas periódicamente, Figura 2). Durante el proceso de compostaje en pilas la temperatura de los biosólidos puede alcanzar 131°F (55°C) o más. Esta temperatura se mantiene al menos por tres días con el método de compostaje in-vessel y 15 días con el método de compostaje con pilas (windrow) para destruir los patógenos y debe voltearse cinco veces durante este periodo.

Figure 2. 

Volteando de pilas en compostaje de biosólidos y a desechos de poda (Felda, FL.).


Credit:

Monica Ozores-Hampton


[Click thumbnail to enlarge.]

Calor

Se usan secadores activos o pasivos para extraer el agua de los biosólidos. A través de este proceso los patógenos también pueden ser destruidos.

Cal

Es incorporada a los biosólidos para elevar el pH a un nivel aceptable, como enmienda del suelo, después de dos horas de contacto.

Secado con aire

Los biosólidos pueden ser secados en camas de arena o en bases pavimentadas o no pavimentadas por un mínimo de tres meses a temperatura ambiente diaria promedio por encima de 32°F (0°C) (Figura 3).

Figure 3. 

Canchas de secado con aire de biosólidos (Santiago, Chile).


Credit:

Monica Ozores-Hampton


[Click thumbnail to enlarge.]

Nutrientes para las plantas en los biosólidos

El contenido de agua de los biosólidos puede variar de líquidos a secos (99 a 5% de humedad) dependiendo del proceso de estabilización utilizado Tabla 1 (Obreza y Ozores-Hampton 1999). Debido a la variabilidad de los biosólidos puede ser complicado hacer recomendaciones respecto a sus usos, sin embargo, poseen estrictos controles de calidad y tasas de aplicación para lograr mejoras significativas en el rendimiento del cultivo comparándolos con los fertilizantes convencionales (USEPA 2009).

Los biosólidos tienen un pH alcalino cercano al neutro, una relación de carbono:nitrógeno (C/N) menor de 10 y un contenido de 1 a 5% de N y fosfato (P2O5) (Obreza y Ozores-Hampton 1999).

Los biosólidos compostados pueden ser muy variables cuando son mezclados con otros materiales que contienen C durante el proceso de compostaje. Los biosólidos son con frecuencia mezclados con desechos de poda, rastrojos de cosechas, desecho sólido municipal, desecho de madera y desechos alimenticios para crear un co-compost (compostaje de dos o más materiales mezclados), debido a que el N adicionado a través de los biosólidos acelera el proceso de compostaje de estas materias primas (Tabla 2). Uno de los materiales más usados para hacer compost son los desechos de poda debido a que el Estado de Florida no los acepta en la clasificación de vertedero Clase I, por lo que el co-compost mezclado con biosólidos puede convertirse en una opción atractiva para su uso.

Generalmente los biosólidos líquidos son aplicados por medio de aspersores o camiones esparcidores. Los productos sólidos son aplicados usualmente con esparcidores de estiércol.

Reglamentos que rigen la aplicación de biosólidos en cultivos de hortalizas

Los biosólidos y biosólidos mezclados con desechos de poda o desechos sólidos municipales son regulados a nivel Federal bajo la Ley de Agua Limpia Sección 503 (USEPA 1994; 1995). En el 2007, la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (USEPA) reportó que del total de biosólidos aplicados al suelo el 74% es aplicado a suelos dedicados a la agricultura. Actualmente 37 Estados requieren prácticas de manejo, para aplicaciones de biosólidos al suelo, que son más estrictas que aquellas descritas en la Ley de Agua Limpia Sección 503.

La Ley de Agua Limpia Sección 503 clasifica la calidad de los biosólidos con respecto a nueve contaminantes regulados, concentración máxima de contaminante, concentración de contaminación, tasa de carga de contaminación acumulada y la tasa de carga anual de contaminación (Tabla 3).

Con respecto a la densidad de patógenos, existen dos niveles de calidad de biosólidos, Clase A y B (Tabla 4) (USEPA 1994; 1995). Si los patógenos Salmonella spp. E. coli, virus enteríticos (virus que infectan células que recubren el tracto gastrointestinal) y huevos fértiles de Helmintos (gusanos parasíticos como Ascaris, Necator, Taenia, Trichuris y huevos de estos gusanos), están debajo de los niveles detectables (Clase A) los elementos contaminantes regulados en los biosólidos satisfacen la Calidad Excepcional (EQ, Exceptional Quality). Existen menos restricciones en su uso en la producción de hortalizas. Los biosólidos son clasificados en la Clase B si los patógenos son detectados pero han sido reducidos a niveles en los cuales no exista una amenaza para la salud del público y del ambiente. La regulación Estatal de los biosólidos, prácticas de manejo y sitios restringidos son más restrictivos para la producción hortícola que para los cultivos agronómicos. Estas restricciones pueden limitar el uso de biosólidos en la producción de hortalizas. Por ejemplo, cultivos cuyas partes cosechables entran en contacto con biosólidos/mezcla de suelo no podrán ser cosechadas durante 14 meses después de la aplicación de biosólidos. Por lo tanto, la mayoría de cultivos hortícolas con ciclos de producción cortos (menos de 150 días) no pueden usar este tipo de biosólidos. En contraste, si el cultivo cuyas partes cosechadas no toca los biosólidos/mezcla de suelo no será cosechado durante 30 días después de la aplicación de biosólidos (las camas de plástico pueden ser una barrera física). Por lo tanto cualquier cultivo en camas con acolchado plástico puede usar biosólidos Clase B. Los requisitos para las aplicaciones en cultivos hortícolas con límite de tasa de carga de contaminantes acumulada (CPLR) y límite de tasa de carga de contaminante anual de biosólidos (APLR) son más complicados y de sitios específicos. Su uso es extremadamente restringido para la producción de cultivos de hortalizas. Cuando son tratados apropiadamente y manejados de acuerdo con las regulaciones y estándares Estatales y Federales, los biosólidos son seguros para el ambiente y la salud humana (Evanylo 1999).

Calculo de la tasa de aplicación

Para determinar la cantidad de biosólidos que puede ser aplicada al suelo por año, la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (USEPA) recomienda la siguiente ecuación (USEPA 1994; 1995):

Tasa total anual de aplicación de biosólidos (aguas residuales) (AWSAR) = APLR/(C x 0.001), en donde APLR esta expresado en kg/ha-1 por año (Tabla 3); C es la concentración de contaminante por unidad de biosólidos en mg/kg-1 o ppm, peso seco y 0.001 es una constante.

Los biosólidos deben ser analizados en primer lugar por los nueve elementos contaminantes regulados. Luego, usando el cálculo mencionado arriba, la menor AWSAR calculada para cada contaminante será la tasa de aplicación. Si bien esto provee una excelente estimación de la cantidad de biosólidos que se pueden utilizar, normalmente, el factor que limita la cantidad de biosólidos usados es con frecuencia basado en N o dosis agronómica, definida como la cantidad de N necesario para el cultivo para obtener el rendimiento deseado y minimizar la lixiviación de N debajo de la zona radicular a las aguas subterráneas (Zhang et al. 1998). La etiqueta de los biosólidos empaquetados, bolsas o a granel debería contener el porcentaje total de N, también su porcentaje disponible en el primer año. Este valor puede ser aplicado a la cantidad de biosólidos permitidos así como determinados por el valor AWSAR. La acumulación de elementos contaminantes no es una limitante cuando los biosólidos son aplicados en las dosis agronómicas porque los biosólidos de hoy en día son muy limpios. Por ejemplo, si la cantidad de biosólidos es limitada por la concentración de cobre a 20,000 lb/acre (24,000 kg.ha -1) y los biosólidos contienen 2 % de N total y 50% de mineralización en el primer año, entonces la cantidad máxima de N que puede ser aplicada es 200 lb/acre (240 kg.ha-1) (Zhang et al. 1998). Existen varios factores que afectan la tasa agronómica como: N total y disponible de los biosólidos, pérdidas de N, otras fuentes de N y rendimientos esperados. Esta cantidad puede exceder el valor máximo para el cultivo, por lo tanto, esto también debe ser considerado cuando se aplican biosólidos en la producción de hortalizas.

Precios de los biosólidos

La mayoría de los biosólidos se originan de la misma materia prima, pero pueden diferir en la forma física de acuerdo a la cantidad de deshidratación a la que se someten antes de que se aplique al suelo. En general, cuanto más tratamiento (estabilización), se le da a los biosólidos antes de que salgan de la planta de tratamiento de aguas residuales, es más costoso. Por lo tanto, los biosólidos secos son más costosos que los lodos o tortas (Tabla 1).

Efecto de los biosólidos en la producción de hortalizas

La aplicación al suelo de biosólidos sola o en combinación con otros materiales ha sido reportada en varias publicaciones por contribuir al aumento en el rendimiento de varias hortalizas las cuales incluyen tomate (Lycopersicon esculentum), calabaza (Cucurbita maxima) y frijol (Phaseolus vulgaris) (Tablas 5 y 6). En Florida, las dosis de aplicación en el nivel más bajo es de 3 a 6 ton/acre (6.7 a 13.5 t.ha-1) reflejando un incremento del rendimiento en los cultivos de tomate, calabaza y frijol (Bryan y Lance 1991; Ozores-Hampton et al. 1994a; 1994b). Los biosólidos se utilizan en el cultivo de chile pimiento (Capsicum annuum) para reducir la dosis de N en un 50% lográndose alcanzar el mismo rendimiento comercial que un cultivo de chile pimiento con la aplicación del fertilizante (Ozores-Hampton et al. 2000). La biomasa de la planta fue mayor con la aplicación de biosólidos que el control al cual no se había aplicado biosólidos. El pH del suelo, la prueba de fosforo extraíble Mehlich 1, potasio, calcio, magnesio, zinc, manganeso, hierro y cobre fueron mayores en las parcelas con aplicación de biosólidos que la parcela control. La concentración de materia orgánica en el suelo fue tres veces mayor en donde los biosólidos fueron aplicados y comparados con el suelo al cual no fue aplicado.

La combinación de biosólidos y fertilizantes inorgánicos generalmente ha sido más efectiva para producir una respuesta positiva en el cultivo que la aplicación de fertilizante y biosólidos por separado (Ozores-Hampton et al. 2000; 1999).

Existen varios beneficios para los productores a través del uso de biosólidos como la mejora física (capacidad de retención de agua), química (reducción de la aplicación de fertilizante) y propiedades biológicas del suelo las cuales incrementan la población microbiana (Gallardo-Lara y Nogales 1987; Li et al. 2000).

Hoy en día, existen dos problemas que afronta la industria de los biosólidos. El mayor de ellos es el incremento del costo de producción y el segundo es el estigma relacionado al uso de biosólidos. Esto incluye temores asociados a la aplicación de biosólidos que conlleva a la degradación ambiental, incluyendo contaminación al suelo, aguas subterráneas y la amenaza potencial a la salud de los animales y de los humanos debido a la presencia de patógenos (Muchovej y Obreza 1999; Li et al. 2000). Cabe señalar que la USEPA tiene pautas estrictas que regulan la producción y utilización de los biosólidos en los Estados Unidos. Estas normas se basan en estudios científicos de los efectos de los biosólidos en la interacción suelo-planta-animal-hombre. No se han producido impactos negativos documentados en la salud humana cuando los biosólidos cumplen las regulaciones Federales y se han aplicado al suelo en virtud de "Mejores Prácticas de Manejo" (USEPA 1999).

Literatura Citada

Beecher, N. and N. Goldstein. 2010. "Biosolids composting in the United States – 2010 update." BioCycle 51(12): 35–41

Bryan, H.H. and C.J. Lance. 1991. "Compost trials on vegetables and tropical crops." BioCycle 27(3): 36–37.

Bryan, H.H., J. Ramos, M. Coballo, and W. Scott. 1997. "Effects of soil fumigation, compost, and non-fumigation on the yield, fruit quality, disease incidence, and other variables of tomato cultivar." Proc. Fla. State Hort. Soc. 110: 364–366.

Evanylo, G.K. 1999. Agricultural land application of biosolids in Virginia: Risks and concerns. Va. Coop. Ext. Pub. p. 452–304.

Gallardo Lara, F. and R. Nogales. 1987. "Effect of the application of town refuse compost on the soil plant system: A review." Biol. Wastes 10: 35–62.

Goldstein, N. 2000. "The state of biosolids in America." BioCycle 41(12): 50–56.

Harrison, H. 1986. "Carrot response to sludge application and bed type." J. Amer. Soc. Hort. Sci. 111(2): 211–215.

Hornick B. and J. F. Parr. 1987. "Restoring the productivity of marginal soils with organic amendments." Amer. J. Alt. Agr. 2(2): 64–68.

Kidder, G., and G.A. O'Connor. 1993. Applying non-hazardous waste to land: II. Overview of EPA's 1993 sewage sludge use and disposal rule. SS-SOS-44. Gainesville: University of Florida Institute of Food and Agricultural Sciences.

Li, Y.C., P.J. Stoffella, and H.H. Bryan. 2000. "Management of organic Amendments in vegetables crop production systems in Florida." Soil Crop Sci. Soc. Fla. Proc. 59:17–21.

Metting, F.B. 1993. Soil microbial ecology. Application in agricultural and environmental management. Marcel Dekker, New York.

Muchovej, R. M. and T.A. Obreza. 1999. "Biosolids: Are these residuals all the same?" Citrus and Veg.Mag. (Sept.): 14–16.

NEBRA (North East Biosolids and Residuals Association). 2007. “A National Biosolids Regulation, Quality, End use and Disposal Survey – Final Report, July 20, 2007. North EastBiosolids and Residuals Associtaion Web.” http://www.nebiosolids.org/uploads/pdf/NtlBiosolidsReport-20July07.pdf

Obreza, T.A. and R.K. Reeder. 1994. "Municipal solid waste compost use in a tomato-watermelon successional cropping." Soil Crop Sci. Soc. Fla. Proc. 53: 13–19.

Obreza, T.A, and M. Ozores-Hampton. 1999. "Management of organic amendments in Florida citrus production systems." Soil and Crop Sci. Soc. Fla. Proc. 59: 22–27.

Ozores-Hampton, M., H.H. Bryan and R. McMillan. 1994a. "Suppressing disease in field crops." BioCycle 35(7): 60–61.

Ozores-Hampton, M., B. Schaffer, H.H. Bryan, and E.A. Hanlon. 1994b. "Nutrient concentrations, growth and yield of tomato and squash in municipal solid waste amended soil." HortScience 29: 785–788.

Ozores-Hampton, M.P. and T.A. Obreza. 1999. "Composted waste use on Florida vegetable crops: A review." Proceedings of the International Composting Symposium. September 19–23, Halifax/Dartmounth Nova Scotia, Canada, p. 827–838.

Ozores-Hampton, M., P.A. Stansly, T.A. Obreza. 2000. "Biosolids and soil solarization effects on bell pepper (Capsicum annuum) production and soil fertility in a sustainable production system." HortScience 35: 443.

Platt, B., C. Cocker, and S. Brown. 2014. State of composting in the US. Institute for Local Self-Reliance. Washington DC, US. 29 June 2015. http://ilsr.org/wp-content/uploads/2014/07/state-of-composting-in-us.pdf.

Schreeg, M. and D.L. Jarrett.1996. "Biosolids cut fertilizer costs by $200 an acre." BioCycle 37(10):69–71.

Smith, S.R., J.E. Hall, and P. Hadley. 1992. "Composting sewage wastes in relation to their suitability for use as fertilizer materials for vegetable crop production." Acta Hort. 302: 203–215.

Smith, W. 1995. "Utilizing compost in land management to recycle organics." Proc. of the Euro. Comm. Intl. Symp. The Science of Composting. Bologna, Italy. May 30–June 2. p 89–96.

US Environmental Protection Agency. 1994. "A plain English guide to the EPA part 503 biosolids rule." EPA832-R-93-003. September.

US Environmental Protection Agency. 1995. "A guide to the biosolids risk assessments for the EPA part 503 rule." EPA832-B-93-005. September.

US Environmental Protection Agency. 1999. "Biosolids generation, use, and disposal in the United States." EPA503-R-99-009. September.

US Environmental Protection Agency. 1999. "Biosolids: Targeted National Sewage Sludge Survey Report - Overview." EPA 822-R-08-014. January.

Zhang H, N. Basta, and J. Stiegler. 1998. "Using biosolids as a plant nutrient source." Current Rpt. Okla. Coop. Ext. Serv. CR-2201. 0698 Rev.

Tables

Tabla 1. 

Composición química promedio de varios biosólidos en Estados Unidos.

Material

Sólidos (%)

N (%)

P2O5 (%)

pH

Relación

C:N

Lodo

1

2.3

3.1

6.6

7

Torta

17–30

1.0–7.6

0.2–3.0

7.4–8.4

6–8

Cal tratada

66

1

1

12

13

Pelets

94

4.5

4.0

7

7

Tabla 2. 

Composición química promedio de varios tipos de co-compost biosólidos y otros materiales en Estados Unidos.

Material

Sólidos

(%)

N

(%)

P2O5

(%)

pH

Relación

C:N

Desechos de podas/biosólidos

70

2

2.5

8

15

Desechos de podas/biosólidos

70

1.1

2

7

23

Desechos de podas/Comida/biosólidos

75

2.8

5

7

25

Desechos de madera/biosólidos

65

1.8

2.5

7

25

Tabla 3. 

Límites de contaminantes por el uso de biosólidos en la producción de hortalizas (Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos, 1994 y 1995).

Contaminante

Límite máximo de concentración para todos los biosólidos aplicados al suelo [mg/kg-1 (ppm)]z

Limite de concentración de contaminantes para el índice de calidad excepcional y Concentración de contaminantes de biosólidos [mg/kg-1 (ppm)]z

Limite de tasa de carga de contaminantes acumulada (CPLR) de biosólidos (kg/ha-1) x

Limite de tasa de carga de contaminante anual (APLR) de biosólidos (kg/ha-1 por periodo de 365 días)w

Arsénico

75

41

41

2.0

Cadmio

85

39

39

2.0

Cobre

4,300

1,500

1,500

75

Plomo

840

300

300

15

Mercurio

57

17

17

0.85

Molibdeno

75

---

---

---

Níquel

420

420

420

21

Selenio

100

100

100

5.0

Zinc

7,500

2,800

2,800

140

Aplicado a :

Todos los biosólidos son aplicados al suelo

Biosólidos a granel y biosólidos en bolsas

Biosólidos a granel y

Biosólidos empacados

z Basado en peso seco.

y Los biosólidos empacados fueron vendidos o dados en bolsas u otro contenedor.

X0.893 lb/acre = 1 kg/ha-1

Tabla 4. 

Cantidad de patógenos en biosólidos Clase A y B (Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos 1994).

Clasificación

Coliformes Fecales

Salmonella spp.

Clase A

< 1,000 MPNz.g-1 TSy o < 3 MPN 4g-1 TS

Clase B

< 2,000 MPN.g-1 TS

or

< 2,000 CFUx g-1 TS

 

z numero más probable.

y sólidos totales.

X Unidades formadoras de colonias.

Tabla 5. 

Efecto de los biosólidos en la producción de Hortalizas en USA.

Cultivo

Nombre científico

Tipo de Biosólidos

Dosis

(ton/acre)z

Tipo de suelo

Respuesta del cultivo

Citas

Tomate

Lycopersicon esculentum

Clase A, pelets

0, 4.5, 9 y 18

Calcáreo

Incrementó rendimiento

Bryan y Lance 1991

Calabaza

Cucurbita maxima

Clase A, pelets

0, 1.5, 3 y 6

Calcáreo

Incrementó rendimiento

Bryan y Lance 1991

Frijol

Phaseolus vulgaris

Clase A, pelets

0, 1.5, 3 y 6

Calcáreo

Incrementó rendimiento

Bryan y Lance 1991

Repollo

Brassica oleraceae Capitata

Clase A, pelets

0, 1.5, 3 y 6

Calcáreo

No hubo respuesta

Bryan y Lance 1991

Zanahoria

Daucus carota

Clase A

0 y 40

Franco-limoso

Incrementó rendimiento

Harrison 1986

Coliflor

Brassica oleraceae

Clase A, pelets

0, 1.5, 3 y 6

Calcáreo

No hubo respuesta

Bryan y Lance 1991

Frijol

Phaseolus vulgaris

Clase A, pelets

0.7 y 1.3

Calcáreo

Incrementó rendimiento

Ozores-Hampton et al. 1994a

Caupí

Vigna unguiculata

Clase A, pelets

0.7 y 1.3

Calcáreo

Incrementó rendimiento

Ozores-Hampton et al. 1994a

Tomate

Lycopersicon esculentum

Clase A, pelets

7 y 10

Calcáreo

Incrementó rendimiento

Bryan y Lance 1991

Tomate

Lycopersicon esculentum

Clase A, pelets

0 y 7.2

Calcáreo

Incrementó rendimiento

Ozores-Hampton et al. 1994b

Calabaza

Cucurbita maxima

Clase A, pelets

0 y 7.2

Calcáreo

Incrementó rendimiento

Ozores-Hampton et al. 1994b

Maíz

Zea mays

No existe información

5.8 dry

Variado

Incrementó rendimiento

Shreeg y Jarrett, 1996

Chile pimiento

Capsicum annuum

Clase B, Torta

17

Arenoso

Incrementó rendimiento

Ozores-Hampton et al. 2000

z 1 ton/acre = 2.24 t.ha-1

Tabla 6. 

Efecto de los Biosólidos Compostados con otros Materiales en la Producción de Hortalizas en USA.

Cultivo

Nombre científico

Tipo de Compost

Dosis

(tons/acre) z

Tipo de suelo

Respuesta del cultivo

Cita

Chile pimiento

Capsicum annuum

YT/BS

0 y 60

Arenoso

Incrementó rendimiento

Smith 1995

Pepino

Cucumis sativus

YT/BS

0 y 60

Arenoso

Incremento rendimiento en residuos de composta

Smith 1995

Pepino

Cucumis sativus

YT/BS

0 y 60

Arenoso

Incrementó rendimiento

Smith 1995

Tomate

Lycopersicon esculentum

MSW-BS

0, 6 y 12

(año 1)

Arenoso

Incremento rendimiento con composta madura

Obreza y Reeder 1994

Sandia

Citrullus vulgaris

MSW-BS

0, 6 y 12

(año 1)

Arenoso

No hubo respuesta a la composta madura

Obreza y Reeder 1994

Tomate

Lycopersicon esculentum

MSW-BS

0, 12 y 24

(año 2)

Arenoso

Disminuyo el rendimiento con composta inmadura

Smith 1995

Sandia

Citrullus vulgaris

MSW-BS

0, 12 y 24

(año 2)

Arenoso

No hubo respuesta a la composta madura

Smith 1995

Tomate

Lycopersicon esculentum

MSW-BS

0 y 11

Calcáreo

No hubo respuesta a la composta madura

Ozores-Hampton et al. 1994b

Calabaza

Cucurbita maxima

MSW-BS

0 y 11

Calcáreo

No hubo respuesta a la composta madura

Ozores-Hampton et al. 1994b

Tomate

Lycopersicon esculentum

MSW-BS

0, 15 y 30

(año 1)

Calcáreo

Disminuyo el rendimiento 'composta inmadura'

Bryan et al. 1997

Tomate

Lycopersicon esculentum

MSW-BS

0, 30 y 60

(año 2)

Calcáreo

Disminuyo el rendimiento con composta inmadura de años previos pero incremento con la composta madura

Bryan et al. 1997

Repollo

Brassica oleraceae Capitata

Sludge/straw

compost

No existe información

Franco-limoso

Incrementó rendimiento

Smith et al. 1992

Cebolla

Allium cepa

Sludge/straw

compost

No existe información

Franco-limoso

Incrementó rendimiento

Smith et al. 1992

Maiz

Zea mays

Sludge compost

0, 18, 36 y 72

Arena y grava de drenaje

Incrementó rendimiento

Hornick y Parr 1987

Frijol

Phaseolus vulgaris

Sludge compost

0, 18, 36 y 72

Arena y grava de drenaje

Incrementó rendimiento

Hornick y Parr 1987

z 1 ton/acre = 2.24 t.ha-1

YT = Desechos de poda, BS = biosólidos, MSW = Desecho Sólido Municipal

Footnotes

1.

Este documento, HS1183, es uno de una serie de publicaciones del Departamento de Ciencias Hortícolas, Servicio de Extensión Cooperativa de la Florida, Instituto de Alimentos y Ciencias Agrícolas, Universidad de la Florida (UF/IFAS Extensión). Fecha de primera publicación: agosto 2010. Repasado diciembre 2013 y enero 2017. Visite nuestro sitio web EDIS en http://edis.ifas.ufl.edu.

2.

Mónica Ozores-Hampton, profesor asociado; UF/IFAS Southwest Florida Research and Education Center, Immokalee, FL 34142.


The Institute of Food and Agricultural Sciences (IFAS) is an Equal Opportunity Institution authorized to provide research, educational information and other services only to individuals and institutions that function with non-discrimination with respect to race, creed, color, religion, age, disability, sex, sexual orientation, marital status, national origin, political opinions or affiliations. For more information on obtaining other UF/IFAS Extension publications, contact your county's UF/IFAS Extension office.

U.S. Department of Agriculture, UF/IFAS Extension Service, University of Florida, IFAS, Florida A & M University Cooperative Extension Program, and Boards of County Commissioners Cooperating. Nick T. Place, dean for UF/IFAS Extension.